Hoy toca una historia de esperanza, ayer una amiga me preguntó... ¿como fué tu infancia? asi que le respondí "estuve en un orfanato", entonces ella me dijo "lo siento, debió ser duro", pero le rebatí respondiéndole "fueron los años más felices de mi vida"; estuvimos charlando un rato acerca del orfanato y luego me marché, al llegar a casa comencé a escribir este texto, inicialmente pretendía explicar como fué esta vivencia agradeciendo a las monjas, pero nada más comenzar a escribir me acordé de los curas y el texto se tornó en un detallado pormenorizamiento de iniquidades y donde yo me desahogaba a gusto criticando a los curas, curas que ejercen su obligado "cumplimiento" (CUMPLO Y MIENTO) Asi que dejé de escribir y estuve casi un mes luchando contra ese odio que te inculca el diablo, una vez reflexionado y madurado el asunto borré los párrafos que me alejaban de la idea original sumiéndome en algo dañino y continué redactando el texto con la idea inicial, sin odios ni rencores.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola, en mi transcurrir viví muchas vidas, fuí cocinero, repartidor, agente de viajes y de seguros, también me gané la vida con una pistola oculta bajo la americana (en el lado de los buenos) y otros tantos oficios dispares entre si; per con el transcurrir de los años creo que esta historia debe de ser contada, sin magnificiencias ni falsas alabanzas, simplemente desde la vivencia de un niño, tal y como fué.

.
..
...

Está muy en boga criticar a la Iglesia Católica y sobretodo a los curas, mucho predicar pero todos sabemos ya que estos estudian catorce años o mas, siete para aprender a pedir y otros siete para aprender a no dar. El párroco de tu barrio es un vivo ejemplo, tras predicar el sacrificio incondicional a diario en las Misas es experto en coordinar a los voluntarios de Cáritas, a los fanáticos que pasean santos de cartón piedra y algún que otro tonto que a diario le lleva los asuntos del despacho, le prepara la misa o le arregla los enchufes, le hace de paleta o le diseña una página WEB; pero este no suelta ni un duro si un feligrés se va a dormir a la calle por no poder pagar trescientos míseros €uros de hipoteca; siempre que el dinero entre y todo el mundo se vaya convencido de que hay que hacer caridad "todo va bien". Si acaso dará cinco €uros a un yonki que le acosa o contratará un bedel al que llamará "sacristán" para que trabaje haciendo todo el papeleo de la Parroquia y se la tenga arregladita preparándole la liturgia, arregléndole los enchufes, las cañerías y pinte ; abriendo, cerrando y vigilando la Iglesia mientras este otro se reune con cardenales, donantes o da conferencias evangelizadoras, eso si no dedica cuarenta minutos a "confesar" a alguna anciana adinerada con visos de "palmarla" pronto. Por supuesto contratará a este bedel por diez €uros al dia, cosa que valdría no menos de setenta eso si, todo en negro y sin contrato; cuando le apetezca lo mandará a la puta calle con palabras bonitas buscándose otro tonto.

Esto NO es una crítica gratuíta, yo fuí uno de esos tontos, y una vez el párroco se enteró de que necesitaba 300 €uros, una cantidad irrisoria para evitar irme a dormir a la calle por estar a punto de embargarme el piso el banco, pues eso hizo, me mandó a la puta calle y les dijo a todos los feligreses que yo había cambiado y era conflictivo. No les dijo que me había pasado dos años trabajando doce horas de lunes a Domingo en mi puesto de trabajo y aun asi acudía cinco horas a diario a la parroquia voluntariamente a hacerle de bedel, sacristán, informático, pintor y otras tantas tareas gratis como voluntario.

Yo tuve mas dignidad que el, el dia que me marché le hice entrega de la copia de las llaves de la parroquia y la caja fuerte que el desconocía que yo tenía, además le hice entrega de las contraseñas para reprogramar a distancia las cámaras de seguridad; puesto que estas las había instalado yo mismo gratis. Pude haber vuelto al dia siguiente y haberle robado hasta los calzoncillos, pero no lo hice, puesto que aunque yo me fuese a dormir bajo un pino, yo si creo en Dios y en lo correcto, al contrario del cura. Pude haber destapado sus muchos trapos indignos y haberle vaciado de "clientes" la parroquia, pero esa venganza personal hubiera afectado no solo al cura, también a mi fé y en lo que creo.

Ahora llámame tonto, es una cuestión de creencias, y estas no se demuestran desde un altar si no en los momentos difíciles.

Pero no he venido a hablar de curas, si no de monjas, esta no va a ser una historia de terror y desfachatez, si no una histora de amor y esperanza.

Por decreto en la Iglesia Católica las mujeres son minguneadas y menospreciadas, es una entidad machista, no se pueden ordenar ni ejercer grandes responsabilidades, a lo sumo pueden ser voluntarias de algo, calzarse un hábito y dedicarse al sacrificio por los otros. Y esto es precisamente lo que hacen, todo lo que el cura predica y jamás hace es lo que ellas hacen a diario abnegadamente. Tuve la suerte hace un par de años de sentarme a charlar con unas monjas de clausura, privilegio que a ellas se les concede extraordirarísimamente y para un mortal como yo, civil es prácticamente un milagro; mi colclusión al final de la charla fué clara y concisa.

Estas mujeres viven en la extrema pobreza material, sin embaro sus rostros y manera de hablar reflejan que son las almas mas felices del universo, y no hablo de cuatro mojigatas analfabetas que se metieron a monjas por feas, unas chicas jóvenes quienes me atrevería a decir que tenían mas cultura del mundo exterior que yo mismo, tanto técnica, como social y culturalmente, y todo desde sus cuatro paredes de cárcel voluntaria.

.
..
...

Pues bueno, metiéndose ya en el asunto olvidemos a los curas y vamos a lo que estamos, olvidemos a curas con mas pluma que un papagallo en el desfile del dia del orgullo gay del carnaval de Rio de Janeiro, olvidemos a curas que tras gritar frente al altar la humildad y la pobreza se marchan en coches de 60.000 €uros, olvidemos a curas que tras palabras muy bonitas sobre el "darse humildemente" te recuerdan que son párrocos y no simples curas, y en las Misas hablan de su libro ególatramente. Claro está que no conozco a todos los curas del universo, a lo mejor simplemente he tenido mala suerte cruzándome con caraduras farsarios, pues como en todas las profesiones los curas son humanos y supongo yo que habrá de todo un poco. Asi que hablaremos de mi infancia, esta va de los cero a los cuatro años aproximadamente, no puedo precisar absolutamente nada, no tengo tan buena memoria.

.
..
...

Recuero que estaba yo en un orfanato, éramos muchos niños y niñas y unas monjas gestionaban el centro, eran los años setenta en España y aquel centro era una pequeña casita en la ladera de una montaña, aunque a mi me parecía un palacio inmenso; treinta años después retorné al lugar y descubrí que aquellas grandes instalaciones que tan bien creía recordar no eran mas que un minúsculo caserón. Al frente veiamos a lo lejos la gran ciudad muy por debajo de nuestros pies, y por detrás colindaba una carretera comarcal que teníamos prohibido cruzar por los terribles peligros de que nos advertían, aunque realmente no habían mas edificaciones en kilómetros a la redonda y por aquella carreterucha si acaso transitaba algún vehículo cada muchas horas, pero yo no lo sabía.
04 de Julio 2.015

Orfanato
 
Comenta aquí
Dada mi edad por aquellos entonces tengo muy pocos recuerdos, pero los que ahí están, permanecen grabados a fuego; no puedo si no mas que redactar esos pequeños "flashes" a modo de micro-capítulos.

1 La carrera
----------


Aquel dia las monjas nos bajaron al patio, habían alli dos pinos y estas nos propusieron competir para pasar un rato, nos pusieron a todos en un extremo del patio y las reglas eran bien sencillas, cruzar todo el patio hasta el segundo pino y volver, la carrera era por parejas asi que las monjas cogían a los dos chavales que tenían mas a mano de entre toda la marabunta y nos decían ¡tú contra tú!.

Yo me percibí de que aquel anárquico sistema tenía sus fallos, pues me tocó competir contra otro niño que medía casi el doble que yo, y por tanto sus piernas eran el doble de largas, asi que pensando que era de justicia compensar el despropósito corrí hasta el primer árbol y di la vuelta, llegué el primero y el otro niño se enfadó mucho llamándome tramposo, pero las monjas le quitaron importancia al asunto y no hubo conflicto alguno, después de todo aquello era tan solo para divertirse.

2 La torre de alta tensión
---------------------


Frente al patio había una gran valla y al otro lado un pqueño camino de tierra donducía a una zona despejada cuyo centro presidía una gran torre de alta tensión, yo ni siquiera sabía lo que era la electricidad, pero tenía muy claro que aquello era una zona muy peligrosa y no debíamos acercarnos, aunque siempre me intrigó aquello de que hubiese un cartel a media torre en el que ponía "peligro, prohibido escalar a mas de esta altura". Sea como fuere yo sabía que no debía acercarme al peligro, y eso me lo habían enseñado las monjas.
3 Los columpios
------------


Estaba un dia disfrutando en el columpio y se acercó mi hermana, sin poder evitarlo la golpeé en la cara con los zapatos y esta se enfadó muchísimo. Es mi primer recuerdo de tener una hermana, y también mi primer recuerdo del egoísmo, esta slo pensaba en que le habían hecho daño y yo estaba muy atribulado por entender que había sido involuntario, si acaso la imprudencia había sido suya por pasar delante del columpio tan cerca. Las monjas asi lo entendieron y me liberaron del falso sentimiento de culpa que mi hermana intentaba inculcarme.
Había también una gran bola metálica donde los chavales y sobretodo yo estábamos colgados a todas horas, recuerdo que mas de treinta años después tuve una época en mi vida en que lo pasé muy mal, pese a llevar décadas sin acordarme del orfanato fué entonces cuando comencé a soñar imágenes de mi mismo encaramado a aquella bola-colupio; señal de que mi subconsciente intentaba compensar lo mal que lo estaba pasando, y este eligió los momentos mas felices de mi vida, yo encaramado en aquella bola treinta años antes.
4 Fresas
-------


Subiendo una escalerita desde el patio trasero, justo frente a la puerta que entraba al orfanato un dia nos reunieron con gran algarabía las monjas a todos los chavales, pusieron allí una frágil escalera y se encaramaron al techo donde al parecer ser tenían uno de sus grandes secretos, un huertecito con fresas, y estas estaban ya para ser recogidas, así que como si fuese una gran aventura estas se colocaron arriba y en la escalera y nos fueron pasando las fresas una por una a los niños que estábamos abajo; nos sentimos felices e importantes de participar en aquello que para nosotros fué un gran evento aventurero.

5 Dormitorio
----------


Un gran pasillo con una puerta en un extremo y literas triples, en las primeras dormían las niñas y en las del fondo dormíamos los chavales, justo en el centro una monja montaba guardia; recuerdo que yo desde mi litera podía ver a mi hermana a lo lejos, también recuerdo que tenía mas hermanas, pero que al ser mayores que yo ni siquiera las conocía, pues los chavales se separaban por edades en todas sus actividades.

No recuerdo frio, no recuerdo calor, tan solo recuerdo aquel "mono", un traje de franela que me llegaba desde el cuello hasta los pies incluidos estos, cerrándose herméticamente con una cremallera.

6 La T.V.
--------


Recuerdo la hora de la cena, la pasábamos viendo los dibujos de la TV., yo estaba siempre ansioso por ver "Vikie el vikingo", un chaval que frente a los gigantones pero tontorrones siempre desfacía entuertos utilizando la inteligencia; también habían otras teleseries como "Pippi calzas largas" pero mi favorito era "Vickie".
Vickie el vikingo
Pippi Lanstrum
https://www.youtube.com/watch?v=ORa6IoWeyQA
https://www.youtube.com/watch?v=aN2Cg1EFt_U
7 El Yogur
--------


Paradojas de la vida, soy alérgico a la lactosa, la proteína de leche y cualquier cosa similar, sin embargo uno de los momentos que mas disfrutaba durante aquella estancia era cuando nos daban el postre en aquel gran comedor donde reinaba el bullicio de los chavales, me daban uno de aquellos yogurs enriquecidos con leche en vaso de cristal, recuerdo como esperaba yo a que se cruzase alguna moja y tras poner cara de pena esta me daba a escondidas un segundo yogur.
8 Astérix y Obélix
---------------


En una pequeña salita sin muebles se ponía una monja en un extremo, entonces de aquel saco que tenía sacaba unas figuritas de plástico que tenía y las lanzaba al aire, todos los niños corríamos a recoger cuantas mas pudiéramos y luego jugábamos con ellas soñando historietas inventadas. A los cinco minutos la monja nos reclamaba que le devolviésemos los juguetes, pues no había para todos, y entonces los volvía a lanzar al aire; yo me percaté que algunos niños se guardaban uno o dos juguetes en el bolsillo y se lo dije a la monja, pero esta no prestó demasiada atención a mi queja, asi que al siguiente turno yo también me guardé algunos muñecos en el bolsillo.
9 La siesta
---------

En la estancia contígua tampoco no había nada, simplemente tras los juegos nos llevaban alli y nos hacían tumbarnos en el suelo y cerrar los ojos, la consigna era clara, no hacer ruido.

10 El zapatero
------------

Ya puestos a practicar la nueva faceta aprendida de ser pillo, una noche me levanté y furtivamente con gran espíritu de aventura abandoné mi litera, sorteando la vigilancia de la monja con su sopor en el dormitorio crucé el gran comedor y llegué hasta aquel armario donde en unas estanterias perfectamente clasificadas todos los niños guardábamos los zapatos; hecho esto los cambié todos de orden y pasando miedo al escuchar ruidos en la escalera que conducía a la planta superior donde dormían las monjas volví a mi litera. Toda una aventura para un chaval de unos tres años.

11 Mas lugares
------------

Una escalera en la sala del comedor dirigía a la planta superior donde suponíamos que vivían las monjas, nunca supimos que había allí arriba, también supongo que debería haber una cocina y unos baños, pero no se le puede pedir mas a mi memoria, yo tenía entre cero y tres años.

12 Las visitas
-----------

En aquel recibidor entraron dos o tres veces personas adultas del exterior, se que una vez entró alguien que parece que iba a ser importante para mi futuro, unos dias mas tarde ya no lo vi desde lejos con curiosidad, si no que salí por aquella puerta iniciando mi vida en el exterior con mi nueva familia.

13 La excursión
-------------

No quiero finalizar este texto sin antes comentar que, si bien habíamos oido de voz de las monjas que una semana si/ una no haríamos excursiones al otro lado de la carretera alternando chicos y chicas, jamás hice una de estas excursiones, jamás hasta un buen dia en que salimos todos, chicos y chicas juntos; yo con mi hermana y otros chicos, también sabía que otras chicas eran hermanas mias aunque no las conociese; cruzamos la carretera, recorrimos unos doscientos metros por un camino de tierra hasta un pequeño parque en medio de la montaña y luego volvimos.

Fuimos niños y niñas juntos, grandes y pequeños, esto auguraba un gran cambio, de hecho asi era, hacía pocos dias que había muerto el dictador Francisco Franco (cosa que supe después) y se había determinado que se clausurase el orfanato. Yo salí por la puerta con una familia nueva, del resto no supe mas, muchos años mas tarde volví al lugar y hallando un caserón abandonado en el lugar donde yo creía recordar que existía un gran castillo, me quedé en silencio y recé una oración agradeciendo a aquellas monjas por mi infancia.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dicho esto quisiera recordar que cuando tu equipo no funciona lo mas fácil y de cobardes es cambiar de equipo, parece que los hombres dentro de la iglesia Católica  en muchos casos no predican con el ejemplo, pero las mujeres dentro de esta institución no han fallado ni un solo dia desde su fundación. Yo soy católico y no voy a cambiar de equipo por que haya gente en este que no lo haga bien, también hay gente que lo hace muy bien, y gracias a ello puedo estar yo ahora mismo redactando este escrito. Aunque claro está, también hay monjes, igual no es una cuestión de sexoss si no de rangos.

Amén.