05 de Agosto de 2.013

CARTA

Texto aportado por PETER-X
Categoría: Prosa                   
Querida mía,

En silencio hemos hecho el camino.
Nos han pasado días y noches enteros.
Luces que penetran la razón cuando ésta es un cristal translúcido.
Qué días tan maravillosos.

Conectamos a través de un gran puente entre tu mundo y el mío por el que pasan detalles de cariño, palabras intensas y algunos fantasmas que desapercibidos, también pasan.

Un abrazo. Me transporta a algo así como a una playa y el mar que se extiende hasta el fondo. El infinito. Los arbolillos que bordean la silueta costera. Esto es parecido a ese abrazo tuyo que me brindas cuando estoy en Babia.

Hay ciertas cosas que sólo entienden las personas que se quieren. Por eso mismo te voy ha echar de menos. Tú y yo sobrevivimos porque uno sin el otro se siente raro. Porque hacemos lo que más nos conviene para los dos. Tú le das a mi persona una identidad y aunque esto se dice mucho, yo lo repito: me haces querer ser mejor persona. Raíces de nuestro amor.

Te veo ensoñada. Con los codos sobre la mesa y tus nudillos acariciando tus mejillas. Desde tu ángulo estoy yo haciéndome el duro (jeje). A veces quiero ser sólo tu jardinero, tu sirviente, tu bufón o juglar, otras me olvido de éstas cosas y sencillamente estoy a tu lado dejando al tiempo que siga su curso. Nos queda mucho por vivir y doy gracias a Dios.

Música, poesía, libros. Para mí son importantes pero desde que empezamos juntos descubrí que tú reúnes todo eso. Entonces. ¿De qué me sirven? No he puesto al más importante: Dios… 

Hoy cuando tu barco se vaya alejando y acercando al horizonte te imaginaré con esa sonrisa característica. Planearás éstos días de descanso en esa tierra que tanto te gusta.

Por mí no te preocupes, estaré bien acompañado y sabiendo lo bien que se vive a tu lado. Esperanzado.

Te quiero mucho
Comenta aquí