UN DIOS A MEDIDA
August 18, 2012 at 20:57

Ayer me crucé con un tipo, un chaval de veintitantos años con el que suelo coincidir en ocasiones; uno de esos que acude al gimnasio a cumplir a rajatabla las órdenes de su maestro al que llama "o sensei"  (maestro) sin saber ni siquiera que la "o" se pone delante de "sensei" para demostrar a tu interlocutor que le tienes mucho respeto. En cambio se jacta (como no) de que su arte marcial es el auténtico y genuíno, desconociendo que las artes marciales japonesas son como las modas musicales, hay billones de variantes, cada maestro hace un par de retoques sobre 4 o 5 diferentes técnicas que domina y abre su gimnasio inventándose su propio estilo; orgulloso también está el chico este (y te lo hace saber) de que conoce muchas palabras en japonés y conoce la manera de entender la vida de esta cultura, cuando en realidad sólo es un consumidor del gigante mercado de ocio del país nipón, videojuegos, anime, moda...

Pues así comienza este relato, este chico siempre me habla del honor, el respeto, la filosofía y otras cuestiones que supone  dominar, llega hasta el extremo de no matar mosquitos aunque vea que le van a picar, pues dice que son criaturas de Dios.

Y este chico me pregunta ¿qué lees? a lo que yo le contesto "un libro sobre la Misa", se queda callado y me dice ¿has dicho un libro sobre la Misa? reflejando su rostro desconcierto; es entonces cuando le digo (si quieres tener criterio y hablar con propiedad y conocimiento de las cosas, aparte de porno y cantantes con coletas también hay que leer sobre la Misa, hay que conocer de todo) ...no dice nada y se marcha.

Pero la verdad es que LO EXÓTICO ATRAE, a los 20 años es mas tentador alabar a un tipo japonés que te enseña a hacer cabriolas y te maravilla con filosofía que no meterte en una iglesia. Este chico posiblemente sea muy buena persona, pero al realmente no quiere al prójimo, se quiere a sí mismo, pues se complica la vida intentando ser OTAKU (aunque no conozca la etimología ni su connotación)  despreciando su propia cultura, con el único objetivo de sentirse especial y realizado. Se escandaliza de que alguien diga abiertamente interesarse por el cristianismo, pues le han vendido la mentira de que eso no es para jóvenes, los jóvenes deben ser osados y buscar cosas nuevas.

Peca de haraganería y egoísmo, pues lo correcto sería que dedicase algo del mucho tiempo que invierte en consumir productos de ocio extranjeros a indagar e informarse sobre su propia cultura y los múltiples puntos de vista. entonces descubriría que NADA SE DEBE MIRAR DESDE UN PUNTO DE VISTA CONCRETO, pues este chico ni se ha planteado que en Japón hay muchos Cristianos (que van a Misa), o que el maestro creador del arte marcial llamado AIKIDO era un gran defensor de la Palabra de Dios, "AI" significa Amor y estos cristianos japoneses (como todos) en lugar de predicar filosofía vacía (de esa que queda bonita pero no te compromete), predican con palabras y hechos citando nombres y apellidos; no se dedican a decir "el agua fluye" o "evita el conflicto" de manera simplista intentando aparentar ser trascendentales.

Pero es el deporte nacional "OPINAR SIN SABER DE LO QUE SE HABLA", así existen convenciones sociales irrebatibles (en teoría) por las que se guían los gandules que no quieren esforzarse en perder tiempo informándose para tener criterio propio; así estas personas funcionan por la vida como borregos y sólo hacen el esfuerzo de memorizar un decálogo de estas normas. Son borregos manipulables en potencia.

Todos conocemos estas convenciones sociales irrebatibles (en teoría),

"la iglesia es para viejos"

"si eres un chico y no te gusta el fútbol eres marica"

"los japos molan o están locos"

"la derecha política es la heredera de la dictadura"

"los curas son pederastas" (aunque tú veas bubkake)

"mi equipo local es prueba viva de que somos una cultura propia (aunque todos sean extranjeros)"

Para no crearte enemigos hay que decir "soy Cristiano no practicante"

y  un larguísimo etcétera, son las Convenciones Sociales Irrebatibles (CSI), como esa serie yankee donde investigan asesinatos y todos los personajes son expertos en todas las disciplinas... poco creíble. Las CSI son normas para lo que se llaman "tertulias de bar", se desarrolla una charla vacía e insustancial recitando estereotipos, los cuales conoces que agradarán a tu interlocutor o son una CSI, así tras unas copichuelas te integras en el grupo. Pero la gente usa las CSI en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

¿quieres vivir? Dios te dió el libre albedrío, puedes elegir lo que hacer con tu vida, desgraciadamente existen tres tipos de personas, las que luchan por algo y fracasan, las que lo consiguen y las que simplemente miran a unos y a otros; el 98% son del último tipo, temen destacar por si ello les trae complicaciones (cobardes) y prefieren hacer lo mismo que todos porque aprender requiere estudiar, y eso significa esfuerzo y sacrificio (gandules).

Son los analfabetos voluntarios.

Se crean UN DIOS A MEDIDA, su dios es vivir el día a día con el mínimo esfuerzo y sin destacar; de mis amigos de infancia, salvo contadas excepciones, la mayoría siguieron este ciclo:

-vino la moda de las motos, todos compraron una moto

-vino la moda de heavy metal, todos se dejaron greñas

-vino la moda de los skinheads, se raparon  compraron "Marteens" y "Bombers"

-vino la moda de los ciclos (inyectarse hormonas para músculo)... míralos

-vino la moda del House, Techno y Máquina, todos pasaron por el aro

-Vino la moda de los bares musicales con pop español ñoño.. que te voy a contar

-vino la moda de los porros y luego la coca, todos cayeron

-vino la moda de exhibir orgullo gay... todos andan por esos locales.
.
..
...
Volubles almas desorientadas persiguiendo ídolos de barro.

Tristes vidas, muchos las arruinaron sin haberlas disfrutado o cayeron por el camino, simplemente vivieron intentando "integrarse".

Cuando acudes a una Iglesia puedes observar que casi todos comulgan, pero extraña vez se confiesa alguien ¿son todos santos? por que yo soy el primero en declararme pecador y débil; pero ellos tienen UN DIOS A MEDIDA, se integran en el grupo haciendo lo mismo que todos, sin importarles que esas NO son las reglas del Dios que predican adorar.

Otros más ocurrentes dicen "yo me confieso con Dios", le entran a uno ganas de responderles "pues que Dios te dé una Hostia". Ya para acabar, al hilo de los japos y esa filosofía del honor, el respeto y la humildad, si acudes a una Iglesia y no te es posible confesar (por vergüenza, prisa u otros motivos), sé humilde, ten honor contigo mismo y respeta las normas de quien dices adorar; no comulgues para demostrar que realmente crees y defiendes a Dios y sus normas. Otro día ya confesarás y comulgarás, habrás hecho lo correcto y estarás demostrando que tu Dios está en el cielo y no en la sociedad, y que no tienes miedo de demostrarlo públicamente.