Eran dos amigos Dirk y Juanjo, estaban como vontunarios en medio de la nada, habian  decidido cada uno en sus respectivos paises de origen dedicar tres meses a colaborar en  una mision sita en medio de la nada de la selva de Brasil; Inicialmente la idea era digna  de otorgarles meritos pero de la idilica teoria a la realidad suele darse el caso de que  "va un trecho".

07'07 am. el reoj despertador viene ya ha rato danto "la tabarra", Juanjo y Dirk se lo  miran semizombies debatiendose entre levantarse o intentar asumirlo como una melodia a  titulo de "nana" (cancion de cuna) que les permita haraganear esos famosos "cinco minutos  mas". Finalmente se alzan y ambos que comparten un cuartucho con dos camastros y carente  de lujos se miran el uno al otro observando la cara de apatia del otro, pero una chispa en  su interior les dice !animo! !vale la pena!, una leve sonrisa se dibuja en sus rostros e  inician la jornada optimistas.

Dirk es un tipo hiperactivo, siente que el tiempo se le escapa y su mayor pesadilla es  sentir que lo esta perdiendo, en cambio Juanjo es alguien con mucha voluntad pero poca  iniciativa, nunca sabe que hacer, por ello adolece del molesto defecto de necesitar que  cada diez segundos alguien le diga lo que debe hacer; digo molesto porque si bien a priori  seria el sueno de todos tener a alguien que a todas horas te dice "ordeneme tareas", en  realidad esto acaba siendo cansino y todo el mundo acaba huyendo para no tener que hacer  de ninera.

Comienza la jornada y Dirk enciende su ordenador, siempre tiene tareas pendientes,  convertir aquellos videos a MP3 para aquel colega que malvive con casi nada y tener cien  canciones en ese reproductor de hace doce anos que le regalaron le supondria un gran  tesoro que le daria animos para continuar adelante, continuar redactando la cronica sobre  sus vacaciones que publica en un blog bajo pseudonimo en busca de donaciones, aportaciones  o sensibilizar a la gente para conseguir mas vocaciones de voluntariado, reparar un  enchufe, la freidora de la cocina o restaurar un barracon que las ultimas lluvias  derribaron.

Mientras tanto Juanjo esta pegado a Dirk las veinticuatro horas preguntandole ?que  hacemos? ?donde vamos?, Dirk  se siente acosado y echa en falta aquellos cinco segundos de  intimidad en los que podia cerrar los ojos meditando sin que un "tontol'haba" le mire  fijamente esperando a recibir ordenes, pero asi es la vida, los dos estan alli con un  objetivo comun y una voluntad muy concreta, cada uno es como es, uno pretende ayudar  prestando su iniciativa y capacidad resolutiva y el otro consciente de sus limitaciones se  acoge al meritorio acto de ofrecerse para todo y a todas horas. Las gentes del lugar  rumorean que el uno y el otro son bien diferentes, Dirk es resolutivo, algo raro, habla de  cosas que nadie entiende pero lo arregla todo y encuentra soluciones a situaciones  surrealistas siempre intentando esconderse en el anonimato y regalando los meritos a  otros; en cambio Juanjo se hace pesado estando en todos sitios preguntando ?en que puedo  ayudar? y luego recordandole a la gente con pelos y senales milimetro a milimetro y  segundo a segundo como hicieron tal o cual cosa. En realidad no lo hace para resarcir su  ego, simplemente siente que esta cumpliendo su objetivo de voluntariado y saborea cada  instante.

Asi que van sucediendose las jornadas y ambos no pierden el tiempo, cada uno vale para una  cosa y tiene su idiosincrasia propia pero todos en la aldea aprecian su duro trabajo, si  acaso alguien ocasionalmente rumorea "son raros esto tipos", ante lo cual nadie les sigue  la conversacion, pues piensan en su interior "si, raros lo son un rato largo, pero  pudiendo estar en sus paises ricos disfrutando de lujos aqui estan. les pican los  mosquitos, comen lo mismo que nosotros y nunca presumen de superiores conocimientos, ni  visten lujosas indurmentarias o vacilan con aparatejos tecnologicos como otros".

.
..
...

Asi Dirk y Juanjo estuvieron tres meses en aquel lugar y luego volvieron a sus paises de  origen, ninguno de ellos se trajo de vuelta un album de fotos de de ellos sonriendo junto  a los negritos para presumir de ser superior y ayudar, ambos al ser interpelados por sus  amigos ya en sus ciudades de origen respondieron "estuve haciendo turismo pero se me  rompio la camara". Actualmente dentro del agitado ritmo de vida en sus paises, esos que  llaman "civilizados" ambos cada noche antes de ir a dormir suenan con encontrar tiempo y  la oportunidad de volver otros tres meses a hacer algo que si les lleno y dio sentido a  sus vidas.

Ya en el trabajo Dirk abrio el correo, una carta que el cartero habia echado durante las  vacaciones por debajo de la persiana del bar donde trabajaba como camarero, en esta habia  una foto del otro camarero junto a una tribu de indigenas, todos sonrientes y este  ataviado con los mejores articulos de safari incluida una camara de varios cientos de  ?uros colgada al cuello y unas botas que valian cuatro o cinco sueldos, en esta carta  explicaba a bombo y platillo que habia estado siete dias ayudando a los pobres negritos,  dando a entender que por ello el era una gran persona. Dirk arrugo la carta y le entraron  ganas de dar un par de buenas tortas a aquel interfecto por dedicarse a hacer safaris  fotograficos a costa de los mas desfavorecidos, dando a entender que el al ser de una raza  y cultura superior habia tenido la condescendencia de acercarse a aquellos seres  inferiores para magnanimamente dedicarles algo de su tiempo; Dirk penso ?acaso comiste lo  mismo que ellos? ?acaso dormiste en sus mismas condiciones? ?acaso vestiste sus mismos  arapos? ?acaso te deslomaste para cargar gruesos troncos y piedras junto a ellos?... no,  llegaste como mesias superior y en tus ratos de ocio les explicastes cuatro estupideces  acerca de tu tecnologica sociedad, hiciste un safari fotografico disfrutando de todos los  lujos mientras tus vecinos pasaban penurias, y para acallar tu conciencia les dijiste  "estoy aqui para predicar la Palabra de Dios"; pero, las palabras si no se materializan en  actos y esfuerzo son solo eso, palabras, y a estas se las lleva el viento. Dirk cogio la  carta y se la enseno a todos los camareros del bar-restaurante, todos dijeron !que buen  samaritano es Chesco!, y Dirk cuando le preguntaron ?y tu que hiciste durante las  vacaciones? respondio "estuve en el pueblo en casa de mi abuela".

En la otra parte del planeta Juanjo llego a su ciudad y ya en el puesto de trabajo le  preguntaron ?que hiciste durante las vacaciones? y respondio "fui a visitar a unos buenos  amigos y ya estoy deseando poder volver".
16 de agosto de 2.014

Voluntariado turistico
Comenta aqui