22 de Diciembre de 2.014

Pobres, mendigos,
mangantes y vagabundos.
                                                            100% basado en HECHOS REALES

-----------
Un café
-----------



Andaba Mario caminando errático y apático por la calle, entonces se sorprendió al ver un mendigo araposo en un barrio tan  distinguido como aquel; este le dijo ¿podría vd. invitarme a un cigarrillo por favor?. Mario se evadió de nuestro  universo durante unos instantes y en su burbuja de privacidad mental pensó "esto no es de justicia" "tanto lujo y boato y  este hombre mendigando para tener la oportunidad del pequeño placer de un cigarrillo". Mario preguntó ¿ le apetecería a  vd. tomar un café ? ante lo cual el mendigo respondió sorprendido pero con un porte de dignidad impecable ¡hombre pues  claro!.

Mario no lo dudó un instante, conocedor de que el precio de un café en un barrio tan lujoso como aquel era de poco menos  de siete €uros le dijo al mendigo "espere unos instantes aquí por favor", acto seguido entró en la lujosa cafetería  repleta de gente de alta alcurnia y le dijo al solícito camarero "dos cafés por favor" mientras extendía un billete de  quinientos €uros; acto seguido y justo cuando ya estaban los dos cafés y el cambio en una bandeja de plata sobre el  mostrador de la barra se asomó a la puerta y le dijo al mendigo "entre a tomarse el café configo por favor amigo". El  mendigo lejos de mostrarse sorprendido o fingir halagos accedió al local muy dignamente sin avergonzarse de nada mientras  los camareros se debatían y murmuraban si echarlo a la calle; un camarero le lanzó una mirada insinuante a Mario y este  le dijo "acérquese por favor", al acercarse el camarero Mario le susurró en voz baja " esperamos disfrutar de este gran  café en su gran establecimiento y marcharnos dando buenas referencias. Ninguno de los camareros osó ya echar al mendigo  pese a que algunos clientes abandonaron el local entre comentarios de desprecio hacia aquel hombre ataviado con arapos.

Sin embargo mientras degustaban aquella minúscula taza, el mendigo entabló una amigable conversación sobre triviales  temas con Mario, este quedó sorprendido de la cultura del supuesto pobre y reafirmándose en su idea inicial pensó que  aquel hombre merecía disfrutar de algún placer de la vida, asi que le repitió varias veces ¿desea vd. tomar algo mas? ¿ una tapa, un bocadillo?; el mendigo prosiguió con su charla que denotaba una exquisita cultura y educación y finalmente  le dijo a Mario " no le des al pobre mas de lo que te pida, no pretendas robarle su dignidad".

Tan lejos de todo aquello estaba la intención de Mario, jamás hubiera pensado en presumir ante aquel pobre de su  capacidad económica, asi que entendiendo perfectamente el mensaje continuó charlando amigablemente con el mendigo para no  incomodarle. Al cabo de un rato Mario no se pudo contener mas y le preguntó... ¿y que le hizo llegar a esta situación?.

El mendigo le respondió... ¿recuerda usted la última guerra civil?, pues yo estaba en el bando de los que perdieron.  Mario quedó unos segundos callado y casi se le congela el corazón; aun así pensó que ahondar mas en el asunto era un  flaco favor hacia su interlocutor, asi que ambos fingieron no darle importancia y continuaron charlando de asuntos  banales. Una vez finalizada la charla ambos salieron por la puerta como dos grandes amigos pero sin artificiosos saludos,  cada uno tomó una dirección y el destino determinó que jamás volvieran a cruzarse.



----------------------------
Un pobre exquisito
----------------------------


Asi que Mario salía un día de su paroquia y un hombre de aspecto impecable le interpeló "disculpe ¿do you speak  english?", Mario respondió e iniciaron una conversación en aquel inglés limitado pero extremadamente correcto que todos  conocemos, entonces el hombre le explicó una zarandajera surrealista historieta acerca de que había sido robado y  necesitaba regresar a su país, para lo cual necesitaba pagar unos visados en la embajada y le pedían sesenta €uros de los  cuales no disponía; Mario muy correcto le indicó "no hay ningún problema, acuda usted mañana aquí mismo a esta misma hora  y ambos iremos a la embajada esa, entonces yo mismo pagaré de mi bolsillo esa tasa para que usted pueda obtener sus  papeles". El exquisito mendigo no se presentó a la cita y Mario pasó varias semanas devanándose los sesos e intentando  recordar cual era la calle aquella donde aquel hombre le había explicado que dormía dentro del cajero automático de una  entidad bancaria entre cartones, se planteó incluso hacer una "redada" a las cinco de la mañana pero sabía que era misión  casi imposible en una ciudad de millones de habitantes, asi que pasaron las semanas y un dia cualquiera se volvió a  cruzar con el mismo hombre en la esquina de la parroquia cuando este le volvió a "soltar" el mismo "rollo" sin darse  cuenta de que Mario se acordaba perfectamene de aquel personaje.

Mario le dijo "bien, vamos a tomar un café", estuvieron mas de media hora sentados en aquella terraza donde el hombre  presentó un porte y modales exquisitos, sin embargo redirigía todas sus conversaciones a dos asuntos clave, el primero  era alabar lo bien que Mario se expresaba en inglés británico casi puro y el segundo era (como no) insinuar que lo que  necesitaba era dinero en efectivo sin necesidad de que Mario se molestase en acompañarle para realizar trámite alguno.

Finalmente Mario se levantó de la silla y tal y como se expresaba aquel hombre, este le dijo de exquisita manera en un  inglés perfecto "bien caballero, ha sido realmente un placer, ya sabe usted que aquí tiene un amigo para lo que quiera,  pero de mi bolsillo no saldrá ni un céntimo para usted; buenas tardes". El hombre lejos de siquiera inmutarse respondió  con extrema cortesía y jamás se volvieron a cruzar.

----------
Robert
----------


Robert acudía a diario a la parroquia y se apostaba en los horarios clave frente a la puerta, abría la puerta de la  iglesia a las adineradas ancianas a la espera de algunas monedillas pero jamás contaba cuentos chinos algunos, pues  estaba clara su situación y poco cabía que explicar. pasaron los meses y entre altibajos el iba sobreviviendo; vivía en  una casa abandonada el cual ocupaba junto a quince compatriotas rumanos a veinte quilómetros, pero cada día se buscaba la  vida para colarse en el tren y acudir a a quella parroquia donde sabía que las adineradas ancianas podían sufragarle sus  cartones de vino barato del supermercado y las voluntarias de Cáritas lo abastecían de lo mínimo para sobrevivir.

Mario cogió a Robert en privado y le hizo una proposicón:

- Mira machote, si dejas el vino y me demuestras que eres responsable, haremos una colecta entre todos los feligreses  para pagarte el billete de avión a ese país donde emigró tu mujer con tu hijo.

Pasó el tiempo y efectivamente así fué, naqie nunca más le entregó nunca más un solo céntimo a aquel mendigo, pero en su  fecha lo metieron en un coche, lo acompañaron al aeropuerto y se aseguraron de que cogía el avión; ahora vive en otro  país con su mujer y su hijo a los cuales mantiene con un nuevo trabajo de fontanero.

---------------
Eustaquia
---------------


Se hacía llamar "Jenny" por parecerle mas digno, acudía a mendigar a la misma parroquia aunque su situación era bastante  diferente a la de Robert, percibía una paga del estado de 400 €uros, lo justo para sobrevivir, paga por una supuesta  minusvalía en la espalda, aunque todos la veían caminar y desenvolverse perfectamente; alguna vez el cura le había  propuesto un puesto de trabajo y esta lo había desestimado alegando que podía perder la paga que según ella decía era  "algo seguro"; cuando se cruzaba con Robert ella vociferaba reclamando su "territorio" y Robert se marchaba sin entrar en  discusión alguna, un día una parroquiana le preguntó "¿como va la cosa?" a lo que esta respondió "mire, aquí en mi puesto  de trabajo" mientras extendía la mano solicitando limosna. Alguna vez el monaguillo le tuvo que llamar la atención por  estar en plena misa sin zapatos con los pies sobre el banco de enfrente y comiendo patatas fritas como si de un cine de  barrio se tratase.

----------
Cáritas
----------

Mientras tanto en la misma parroquia decenas de latinos, africanos y españoles se agolpaban cada miércoles con un carrito  para percibir algunos alimentos donados en parte por los vecinos creyentes y en parte por programas estatales o europeos  láicos contra la pobreza; existían dos grandes grupos entre esta gente, los que solicitaban con humildad su parte de  caridad y los que pretenciosamente exigían a las voluntarias mas cantidad de todo; muchos de estos últimos no tenían  reparo alguno en hacer cola tomando unos botes de cerveza mientras alardeaban de su flamante smartphone y finalmente  cargaban todos los alimentos en su impecable automóvil pagado a tocateja. Era el juego de los listos y los tontos, unos  reclamaban caridad para la subsistencia básica mientras dedicaban sus recursos a caprichos y los otros agradecían lo  donado sin rechistar, aunque a este juego jugaban todos; entre las voluntarias de Cáritas también habían dos equipos,  unas saqueaban todas las buenas donaciones repartiendo las migajas tras acudir como si de un club social aquello se  tratase mientras que otras que casi no tenían para subsistir se entregaban en cuerpo y alma para ayudar al necesitado.

Falta por determinar quienes eran los listos y los tontos, pues si de cuestiones de fé hablamos ¿que valen ochenta años  de listo frente a una eternidad de tonto?.

---------------------------
El comedor social
---------------------------


Mario entonces decidió acudior a un comedor social láico del ayuntamieto de su ciudad y descubrió algunas cosas; nada mas  acudir dijo "buenas, no tengo que comer" y un vigilante de seguridad le indicó "bien, no se preocupe, puede comer aquí  tres dias al año gratis" "para mas trámites debe solicitar su acreditación de indigente a los servicios sociales del   ayuntamiento" "tarda unos seis meses". En ese mismo instante pasó un tipo realmente poco aseado tambaleándose con  síntomas de embriaguez y el vigilante le dijo ¿donde va? a lo que el hombre balbuceó algo en algún idioma desconocido y  el vigilante para no complicarse la vida lo dejó pasar a comer gratis.

Mario quedó impresionado por tres cosas, primero la buena calidad y cantidad de la comida, segundo la rigidez mas que  militar de las voluntarias quienes estaban a la defensiva ante cualquier posible indigente caradura y vividor y tercero  cuando habló con Ernesto.

-----------
Ernesto
-----------


Un tipo de unos treinta y pocos años, sin síntomas de drogodependencia, alcoholismo o analfabetismo, sin embargo allí  estaba, comiendo sus garbanzos frente a Mario, Mario observó que Ernesto se metía aquella hamburguesa, una patatas  hervidas y un trozo de pan al bolsillo,, entonces Mario le ofreció a Ernesto sin conocerlo de nada su ración de  garbanzos; Ernesto la aceptó y con avidez compulsiva comenzó a deglutirlos. Mario le preguntó entonces " Ernesto ¿por qué  te guardas lo bueno en los bolsillos? ". Ernesto le respondió... Miré, me ha costado dos años conseguir la tarjeta para  comer aquí todos los dias, pero mi mujer sigue viviendo en la calle, es para ella.

---------
Sectas
---------


Mario decidió ir mas allá y descubrió que en su ciudad existían decenas de lugares donde comer gratis, aunque fuera un  paquete de galletas caducadas, se acercó a diversos lugares y varios voluntarios lo proveían de desayuno e incluso ropa  recliclada gratis, entonces decidió mirar a su alrededor dentro de aquel local y se percibió del "negocio", cientos de  quilos de alimentos estropeándose ocultos bajo lonas, pues la historia estaba en percibir subvenciones y donaciones en  especias y efectivo simplemente "justificando" que se ayudaba al necesitado, las donaciones aparentemente se pudrían  acumuladas bajo una lona, pero el "padre fundador" mientras predicaba que todos podían acudir voluntariamente a su culto  se movía en un coche de sesenta mil €uros y racionaba los desayunos como si fuese una postguerra mientras se le pudrían  los productos..

Mario ni corto ni perezoso le dijo al "padre fundador"... Padre, necesito alojamiento, entonces tras unas palabras muy  bonitas Mario no supo nada de auxilio alguno durante semanas; finalmente el padre le dijo a Mario "he hablado con una  mujer que acude a desayunar a menudo y te puede alojar en su casa".

-------
Pepa
-------


Mario se fué entonces con Pepa a su casa, un noveno piso ocupado sin ascensor, pero era "gratis", duró tres dias allí,  Mario tenía por aquel entonces un trabajo sin contrato por horas en horario nocturno como vigilante, pero Pepa se  encargaba de despertarle hasta cuatro veces durante el dia desnuda en busca de favores sexuales que pagase el  alojamiento. Pepa era pobre, tenía casa, comida, ordenador y ropa, pero ella decía siempre "algo que te cura todos los  dolores no puede ser malo", asi que tomaba cocaína a todas horas; por eso era pobre, pues ella prefería la via fácil de  la comodidad de "colocarse" antes del esfuerzo para luchar contra su adicción doliese lo que doliese.

Mario tras tres dias sin dormir le dijo a Pepa "mira, no me gustas, y a mi el sexo por sexo no me va", Pepa se enfureció  muchísimo y le llamó ladrón, asi que Mario cogió su mochila y tras recordarle que tener pinchado el contador de la luz y  traer a borrachos a los que fotografiaba desnudos en la cama tras una fiesta de cocaína para sobornarlos con sus esposas  no era tampoco demasiado ético cogió la puerta y se marchó.

...Pero Pepa continuó acudiendo a comer gratis a aquel extraño comedor social de una asociación religiosa de difícil  calificación fingiendo un dudoso porte de casi creible dignidad.

----------
Manolo
----------


Mario también continuó acudiendo a aquel comedor social y se dedicó a conocer a todos los habituales, estaba entre ellos  Manolo, un hombre uraño al que todos marginaban, aunque en realidad era este mismo el que se automarginaba, pues a la  mínima oportunidad le robaba la chaqueta a otro, su café con leche o todo lo que pudiera; aparte se dedicaba  compulsivamente a meter cizaña entre unos y otros contando las penas, defectos y secretos de todos al primero que se  encontraba, lo llamaban "la vieja del visillo" y nadie quería estar cerca suyo.

Un buen  día Manolo acudió impecablemente vestido de traje, corbata camisa de seda y zapatos italianos fabricados a  medida, haciendo ostentación de un carísimo reloj, cadena, broche de oro y avalorios diversos; también mostraba orgulloso  su nuevo super teléfono y a todos explicaba que había recibido un repentino ingreso.

Manolo entonces se dedicó a ir cada dia con alguno de sus compañeros de comedor, los invitaba a comer a restaurantes de  lujo y luego les compraba absurdos lujos, una televisión, un ordenador, dos jamones de bellota... todos aceptaban de buen  grado sus "altruistas" regalos, sin embargo al dia siguiente le volvían a dar de lado, si acaso le intentaban sonsacar  algún préstamo en efectivo pero no estaban interesados por las penas y alegrías de Manolo; pues todos ellos sabían que  pese a poder sacarle mucho dinero, ese dinero se acabaría y la amistad no se compra.

--------------------------
La "O" es un cero
--------------------------


Una mañana, entre café y dos madalenas secas, Mario charlaba con un indigente que se había sentado frente al mismo en  aquella mesa comunitaria, este le explicó algo que Mario no hubiera podido ni imaginar por prolífica que llegara a ser su  creatividad.

-Mira, sucede a veces que un matrimonio tiene un accidente de tráfico y mueren los dos, sucede que tienen mucho dinero,  propiedades y un hijo, sin embargo "accidentalmente" en el registro civil alguien confunde alguna letra de los documentos  y el niño ya no se llama Michael si no Micael o Michaelo; asi resulta que de repente es ya otra persona y por tanto ya no  es heredero legítimo de nada, alguien con muy buena voluntad lo aloja rápidamente en algún centro bien apartado de la  realidad y la herencia se extravía entre papeleos y despachos.

Aquel mendigo no le pidió nada a Mario, ni siquiera un triste cigarrilo, simplemente le dijo

Esta semana me voy a Marruecos a comenzar de nuevo, en una aldea donde todavía existen los valores humanos.

-------------
Johanna
-------------


Se había dedicado los últimos doce años a vagar de pueblo a pueblo, consciente de que al no tener estudios pocas  posibilidades de encontrar un trabajo tenía que no fuese de puta, redactó un libro y lo tituló "el manual del carril"; en  este detallaba todas sus experiencias a través de la Península Ibérica informando de quien era quien en cada pequeño  pueblo, como comer, alojarse y en quien no confiar. Un dia aprovechando que se cruzó con otro mendigo que tenía un  portátil y sabía robar la Wi-Fi del vecino lo colgó en un servidor gratuíto de Internet para que cualquiera lo pudiese  descargar gratis.

-----------------------
Los voluntarios
-----------------------


Eran unos chavales de veintipocos años, estaban estudiando una cosa de esas que pretenden ser modernas por ser  solidarias, un cursillo de impronunciable nombre sobre ayuda al necesitado, asi que acudían a aquel comedor y fingían  interesarse sobre la historia particular de cada uno. Quedaron sorprendidos al descubrir que no eran aquellos miserables  drogadictos por dejadez y falta de valores que les habían prometido en los manuales, había un poco de todo y mucho que  aprender de todos ellos; mjucho que aprender de todos aquellos a los que se les suponía que no tenían nada.

Un dia tras una larga entrevista, Lucy, una inexperta adolescente que nada sabía de la vida, ya se veía con su  sobresaliente en la nota final por entrevistar durante varias horas a uno de aquellos mendigos, entonces Lucy dijo "voy a  fuera a echarme un pitillo", entonces aquel hombre le dijo ¿puede usted invitarme a uno? ante lo cual Lucy muy segura de  si misma le dijo... "no, lo siento pero no puedo".

Quedó claro entonces quien era pobre y quien era rico, Lucy tenía dinero, pero también tenía claro que los miserables  aquellos se habían merecido su condición de indigentes y que eran unos vividores y gorrones; o eso era lo que ella  suponía. En realidad la pobre era ella por no tener ningún tipo de valor moral ni caridad y en su nube de prepotencia  aprovecharse de la experiencia de aquel hombre para sacar una buena calificación; para ella de nada valían tres horas de  un experimetado hombre, era un caradura que se había atrevido a pedirle un cigarrillo, un gandul gorrón.

En aquel instante aquel hombre pensó "ojalá no acabes como yo, aunque vas haciendo méritos para ello", y se despidió  educadamente.

En el otro extremo estaban Juan y Doris, estos acudían frecuentemente a cualquier hora al comedor social, si se enteraban  que un mendigo iba en bicicleta compraban un chaleco fluorescente o unas luces para el, atendían atentísimos a las largas  disertaciones de otros cuya ilusión era presumir de hacer artesanía, aunque esta fuese una auténtica mierda y se  dedicaban a todos altruistamente en cuerpo y alma, traían hasta comida para los gatos y los perros apadrinados por los  indigentes; un dia uno de estos en una de aquellas charlas aparentemente banales pero de suma trascendencia les dijo "no os  llevéis el trabajo a casa, la tensión acabará con vosotros".

.
..
...

Y llegó la Navidad...

------------
Navidad
------------


Los voluntarios propusieron hacer un gran acto con testimonios, Karaoke y actividades, los sintecho se afanaron en  construir un Pesebre artesanal donde no faltaba de nada y aquel día veinticuatro de Dicienbre a las siete de la tarde  todos se reunieron en aquella sala.

Los sintecho fueron saliendo uno por uno frente al micrófono y explicaron sus experiencias, alguno dió las gracias,  alguno detalló los errores que le llevaron aquella situación y otros denunciaron la comodidad y egoísmo de los que  todavía no habían caido pero que tenían todos los números para ello.

Uno de ellos dijo ante los presentes, los cuales se suponían superiores "Deseamos cuidar este lugar como si fuera vuestra   casa, pues mañana mismo podría llegar a serla".

.
..
...

Entonces otro sintecho espontáneo agarró el micrófono e improvisó un discurso.

------------
Discurso
------------



Buenas, yo soy Jeremías, aunque prefiero que me llamen "Jere", hay gente que me 
        llama por mi apellido o apodos que ellos inventaron sin consultarme, pero que lo
        sepáis, que quiero que me llaméis  "Jere".

¿que por qué estamos aquí? creo que era lo que se debatía...

Supongo que querréis saber quien soy yo

Bueno.. a este lugar lo habitual es llegar de una manera bien sencilla, caminando por
        esa acera en mal estado en este callejón de un barrio semi olvidado, aunque otros
        acuden en caros coches.

...Yo podría ser muchas personas, podría ser un drogadicto en tratamiento, un 
        alcohólico, un ludópata...


podría tener muchos problemas, aunque también podría ser muchas otras cosas,

podría simplemente ser alguien a quien estafaron o engañaron,

Pudiera ser que yo fuera muchas otras personas, aunque también a lo mejor
        resultase que tuviese dos carreras y hablase cuatro idiomas...

...sea como fuere aquí estamos...

.

En esta sala puedo ver ahora mismo a directores, profesores, alumnos, ladrones,
        drogadictos, filósofos y artistas, ingenieros, soñadores, triunfadores y almas
        vacías; la única diferencia está  en que unos desayunamos aquí y otros no...

No preguntéis ahora quien es quien y donde desayuna.

Os podríais equivocar.

"Jere" continuó su discurso y percatándose de que de entre todos los voluntarios allí presentes habían dejado a la única  que sentía y practicaba la necesidad de ayudar al prójimo apartada en una esquina anónima dijo...

No creo equivocarme, veo aquí a muchos protagonistas del voluntariado en primera
        fila, pero todos los aquí presentes sabemos con certeza que Susana es de lejos la
        persona más popular de este lugar, y sinceramente creo firmemente que si así es,
        es simplemente porque se lo ha ganado.

Un abrumador aplauso llenó la sala mientras "Jere" intentaba recomponerse de la emoción al tiempo que Susana rompió a  llorar. Dijo entonces "Jere"

Estos son mis guantes, unos guantes negros de lana barata sintética sin dedos
        comprados en el bazar chino por menos de un €uro y sin dedos, ¿los veis?... a
        menudo escucho como las gentes rumorean "¡que pintoresco! ¡lleva guantes de
        pobre!"... mmm... yo francamente me los quedo mirando y pienso para mis adentros
        "pues que convencional, lleva ropa de persona normal"; no creo que se deba juzgar
         a un libro por sus tapas.

Estas son mis notas, (las extendió y las enseñó al público),  ¿veis? ¡no hay nada
        escrito!, sin embargo son muy prácticas, me sirven para dominar el miedo escénico
        y para distraer la atención de que tengo todos los dientes mal, y si tengo todos los
        dientes mal no es porque sea pobre, simplemente es porque no tengo dinero, pues
        los pobres son los que son pobres de espíritu.

De nuevo un sonoro aplauso con vítores retumbó en toda la sala, "Jere" entonces añadió

Os voy a contar cosas que suceden aquí a diario, personas a las que se les supone
        que no tienen nada dan, hay ahora mismo aquí gente que duerme en la calle y sin
        embargo regularmente se queda sin dormir para acudir a su voluntariado en Cruz
         Roja, hay gente aquí que habiendo recogido ordenadores de la chatarra y los
         contenedores de basura dan clases gratis de informática a todo aquel que se lo 
         pida en ese cuartucho de ahi detrás dos veces por semana, si alguien ve a un
         compañero de penurias recoger una colilla le regala un paquete de tabaco y no
se lo cobra, cuando a alguien le roban la bicicleta y lo vemos lijando un chasis
        recuperado de la chatarra, hacemos una colecta, le regalamos dos neumáticos y le
        decimos "mañana intentaremos conseguir el resto".


...Voy a hablar de una persona mas...

Imaginaos ahora París, el rio Sena y un barco, concretamente un barco
        restaurante y una gente muy adinerada cenando a todo lujo en su interior; ahora
        imaginaos lo contrario, un cocinero con un paquete de garbanzos, un quilo de sal y
        veintisiete desfavorecidos haciendo cola en la fría calle para comer un plato
        caliente. Y aun así se esfuerza, hace salsas, pregunta uno por uno si les ha gustado  
        la comida y se devana los sesos.

...Y a mí sinceramente los garbanzos de Quique me parecen mucho mas buenos que
        otras comidas.
        
         ...dar de comer al hambriento y de beber al sediento, eso dijo Jesucristo, algunos
         creéis en el, otros no, pero creeis en ayudar a las personas...             gracias no 
         solo por este desayuno de Navidad, si no por todo el año.


 
Un silencio se hizo en la sala y "Jere" concluyó su discurso diciendo...

Yo hace unos pocos años tenía mucho dinero, finalmente me arruiné y aquí   
        estamos;  recuerdo en aquellos tiempos en que el dinero no faltaba pero cuando sin 
        embargo yo no era feliz que mas de una noche me quedaba en silencio y
        mentalmente decía...
        "Dios llévame a algún lugar donde la existencia tenga sentido" ...y me trajo aquí.

.
..
...

Acto seguido comenzó el Karaoke, un albano-kosovar cantó en japonés perfecto realizando un monólogo previo y despedida en  idioma nipón, otro interpretó un tema de "cante hondo" que hubiera sido la envidia del mismísimo "Camarón de la isla"  y  otros interpretaron torpemente algún tema musical denotando que no tenían absolutamente ninguna cualidad artística; pero  estos últimos demostraron rotundamente dos cosas, que tenían sentimientos y que no le tenían miedo a la vida.

...y si hay que salir al escenario se sale Y PUNTO.

.
..
...

Y alguien desde el anonimato de la última fila preguntó...

¿ que piensa usted de su vivencia y del sentido de todo esto ?

Y entonces aquel mendigo respondió micrófono en mano...

Esta vida es un lotería, aunque también hay que saber que números comprar,
...Puedes perderlo todo, nadie sabe como vendrán las cosas, tan solo Dios,
pero no estarás muerto hasta que no pierdas la DIGNIDAD.
Comenta aquí