31 de Enero de 2.015

Homo-Memory
 
Comenta aquí
Este texto ha sido traducido con el objeto de que pueda ser medianamente comprendido por un humano de  inteligencia media, no se revelan concepciones acerca de la memoria que rebasen la frontera mas allá  de la visión, concepción y capacidades humanas, pues la dificultad del trabajo estriba en que pueda  ser entendido por uno de vosotros mismos, con todas vuestras limitaciones. Hartito me tiene el "profe"  con eso de que "la síntesis y la adaptación son dones"... empatía, asertividad, blaq bla blá.






Así que "vaya marrón", aquí me he de ver destinado a permanecer durante unos capítulos coexistiendo como un ser humano más, el objeto, discernir su concepto de LA MEMORIA. Vaya asignatura de mierda, casi preferiría ser un humano de verdad para nacer, vivir y morir sin preocuparme demasiado; pero es lo que hay. No  supongáis  que  soy  alguien  excelso  o  con  superpoderes,  simplemente  mi  entidad  rebasa  las limitaciones humanas, pero en mi devenir no soy mas que un mero estudiante todavía joven quien casi nada  sabe  de  la  existencia.  De  ahí  este  trabajo  que  me  han  ordenado  mis  tutores.

Entonces, puesto que si de donde vengo de algo andamos sobrados es de eso absurdamente llamado "tiempo" a causa de vuestra existencia me han "cascao" la tarea de convivir ochenta años cual humano para  averigüar  vuestra  concepción  de  LA  MEMORIA.  Vaya  xartuliar  de  boceto  pre-vacaciones.

Pues "al ajo", los seres humanos se programan, de bien pequeños se les enseña que esas señales que perciben son reflejos del mundo físico en el que viven, no son más que ondas en la matriz las cuales al estar en contínuo movimiento vibran, asi disponen de ojos que perciben los matices vibracionales de eso que llaman luz, lo llaman imágenes; también perciben las vibraciones de las ondas en movimiento a través de un rudimentario sistema llamado oído, a eso lo llaman sonido; además los seres humanos percibimos  (comenzaré  a  hablar  en  primera  persona  puesto  que  ya  he  ingresado  en  vuestra dimensión), además los seres humanos percibimos un sinfín de estímulos mas, a través del tacto, el olfato (ese gran olvidado) etc... de hecho poseemos capacidades que fuimos olvidando a través de los tiempos;  algunos  los  llamarían  superpoderes,  aunque  simplemente  son  capacidades  de  interpretar nuestro universo que se perdieron en "la noche de los tiempos" por ser tan malo nuestro sistema de administrar la memoria.

Pero ese no es el qué de la cuestión, el ser humano percibe estímulos y los interioriza, eso es lo que lo hace  especial.  Pese  a  existir  en  un  mundo  físico  es  capaz  de  desarrollar  conceptos  abstractos  y generar en si mismo un universo mas allá de las leyes físicas que lo atan. Pero pese a este don, cae contínuamente  en  un  error  gravísimo,  todo  lo  intenta  equiparar  o  hallar  equivalencias  físicas, confunde el amor con el sexo, la inteligencia con la cobardía, el bienestar espiritual con un colocón de alcohol o drogas que es meramente un proceso químico etc.

Vivimos esclavizados y dependientes de la memoria, paradójico es que esta sea precisamente la  herramienta que nos permite coexistir y desarrollarnos. La mueca final es que los seres humanos desarrollamos máquinas y cometemos el error de intentar crearlas  a  imagen  y  semejanza  nuestra;  un  ordenador  no  dista  absolutamente  en  nada  al funcionamiento  de  un  cerebro  humano,  al  ser  humano  se  le  programa  aprendiendo  a  memorizar sonidos que ordena con sílabas o letras que transcribe mediante símbolos, con ello forma palabras, uego genera frases y con la entonación adecuada les intenta dar sentido a su ideas abstractas, debe para ello también aprender largas listas, los ríos de Bolivia, las preposiciones, los verbos irregulares... un ordenador almacena impulsos que interpreta como unos y ceros, con ello genera bloques binarios, luego  mediante  algoritmos  va  concatenando  bloques  y  aparecen  "palabras",  entonces  consulta  sus largas listas que alguien almacenó allí, los ríos de Bolivia, el alfabeto, la tabla de colores o la de notas musicales;  finalmente  ahí  hay  "programas"  que  no  son  mas  que  largas  listas  de  instrucciones que indican lo que se supone que se debe hacer. Actualmente a esos programas se les añade una capa más de  cognitividad  llamada  "visual",  así  los  humanos  pueden  interactuar  pulsando  botoncitos  o desplazando iconos. Ello tiene lógica, pues tan solo el 1% del lenguaje humano se basa en alfabetos, silabarios o ideogramas, el otro 99% es visual o mediante algún otro tipo de cognitividad, ya te puede dar un discurso excelso alguien, que si te lo dá desnudo, oliendo tremendamente mal, tosiéndote en la  cara  o  con  tono  de  estar  borracho  olvidarás  su  mensaje  para  centrarte  en  otros  asuntos.

Sin embargo conocimientos como la Programación Neurolingüística (PNL) o eso que llaman "el sexto sentido" en las mujeres son tachados casi de brujería. Años estuvieron quemando mujeres en la hoguer por alegar que una hierba curaba (chungo negocio para las farmacéuticas), y a dia de hoy lo flipamos viendo irreales teleseries norteamericanas donde los protagonistas son expertos en tantas ciencias que necesitarían cien vidas de estudios para ello; se juzga de charlatanería la PNL por ser utilizada en los cursillos de ventas pero adoramos a un tipo yankee que resuelve un caso de criminalística al fijarse en como movió la ceja el mayordomo.
.
..
...
Bien, pues tras esta primera toma de contacto voy y me encuentro en mi casa con ocho años, mis padres deciden marcharse al cine y me "colocan" en la puerta del vecino, un hombre de noveintayseis años para que me cuide, yo me quedo pensativo y dudo de si soy yo el que lo debe cuidar; me lleva a una gran sala comedor en extrema penumbra con todas las ventanas cerradas; una gramola preside la sala frente a una butaca, y en la vacía estancia puedo observar una de las paredes con estantería de suelo  a  techo,  rápidamente  me  explica  que  el  fue  un  gran  campeón  de  baile,  claqué,  samba, bossanova, chotís... y que esos miles de discos de las estanterías son su colección particular. Pasamos largas horas escuchándolos y este hombre disfruta enormemente estando completamente quieto en su butaca abstraído en cada compás musical que demuestra conocer de memoria. Pareciera que su vida no está en su cabeza o en su cuerpo físico, si no en esos discos de piedra que araña una gruesa aguja una y otra vez.

A los pocos días me entero de que ha fallecido, me pregunto si solo su cuerpo o si su espíritu seguirá en aquellas estanterías bailando con aquella mujer que me explicó añoraba tanto. Sea como sea sus hijos llaman al chatarrero y venden al peso aquella colección.

Van pasando los años y me doy cuenta de que la capacidad de memorizar grandes cantidades de datos se  utiliza  en  esta  sociedad  como  filtro  para  determinar  quien  optará  a  puestos  de  trabajo  bien remunerados asegurándoles éxito social y estabilidad para acceder a recursos; una curiosa manera den esta sociedad de intentar perpetuarse estática sin evolucionar, cuando alguien decide utilizar algún tipo de habilidad cerebral distinta, por ejemplo discrepando o siendo creativo se le coarta, la manera de ser aceptado socialmente es aprenderte el libro que te ordenan de memoria, nadie está interesado en tu opinión sobre el mismo. Sibilinamente se ordena a los estudiantes que redacten una "opinión
personal" acerca de los conocimientos adquiridos, pero si esta no se ajusta a los patrones sociales que algún  excelso  importantísimo  certificó,  suspenso  seguro...  y  es  obligatorio  poner  los  nombres  y apellidos de quien dijo aquello, pues así demuestras que has acometido la tarea encomendada, memorizar lo que te ordenan.

De  hecho  los  grandes  sabios  reconocidos  antes  de  atreverse  a  formular  criterios  revolucionarios primero  tuvieron  que  "pasar  por  el  aro"  y  demostrar  que  conocían  rotundamente  hasta  el  último acento o coma de los conocimientos oficialmente aceptados. Por otro lado también así debe de ser, pues  no  puedes  opinar  sobre  si  la  mierda  está  buena  sin  haberla  probado. Asi es,  así  funciona,  la  capacidad  de  memorizar  es  un  utensilio  de  control  social,  ya  no  solo  la capacidad cognitiva, si no también la socioeconómica y la determinada por las clases sociales. Puedes ser un genio deductivo e incluso capaz de memorizar los tomos de las guías telefónicas, pero alguien se  encargará  de  que  no  tengas  acceso  a  esa  información  y  por  tanto  no  asciendas  escalafones.  El acceso a la información no es libre, debes pagar por caros cursos que no solo requieren dinero, si no esfuerzo, capacidad y tiempo, y si tienes pocos medios económicos no puedes permitirte dejar de ir a trabajar  para  acudir  a  esos  centros  donde  previo  pago  se  te  permitirá  el  acceso  a  determinados conocimientos,  y  según  tu  status  social  se  te  denegará  acceder  a  otros  determinados  recursos  del conocimiento,  ya  no  solo  por  el  uso  indebido  que  pudieras  hacer  de  ellos,  si  no  para  perpetuar  el "status"  de  los  poderosos  cuyo  poder  suele  residir  en  el  acceso  a  esa  información  privilegiada.

Además  la  rueda  debe  seguir  girando  para  mantener  un  sistema  que  no  conoce  otro  método  para seguir existiendo que el consumismo; todos los ciudadanos deben "pagar" con su trabajo o el de sus padres que genere ese dinero con el que acudir a centros mal llamados "de estudio" pero donde solo se saca el dinero a los clientes y se les obliga a memorizar largas listas de datos o procedimientos que alguien certificó como "operativos".

Cuando me ha tocado ser pequeño y adolescente yo también he acudido a esos centros, al principio nos pasábamos los libros de un año para otro, pero eso no es aceptable por el capitalismo, así que ahora existen unos señores poderosos que son elegidos "a dedo" llamados políticos los cuales no deben acreditar conocimiento alguno, solamente ser amigos del fantoche que ganó las elecciones jugando con las ilusiones de la gente. Estos personajes se encargan de regularmente cambiar los conocimientos a aprender para que el capitalismo pueda seguir funcionando.

Y  se  inventó  eso  tan  satánico  llamado  Internet,  a  día  de  hoy  cualquiera  en  sus  ratos  libres  puede aprender y memorizar lo que le venga en gana, solo tiene que seguir unas reglas, saber discernir lo que son mentiras, propaganda y basura (el 99%) y dedicar tiempo y esfuerzo, claro está que si no tiene medios económicos la Internet también te explica como robar la red del vecino o acceder a contenidos censurados (unos por perjudiciales y otros porque no interesa a los poderosos que sean publicitados). Internet  como  todo  lo  nuevo  es  libertad,  claro  está  que  "los  de  arriba"  ya  están  encargándose  de "distraer"  a  la  gente  para  utilizarlo  como  una  herramienta  para  tenerlos  "bien  controlados",  saber cuando cagan, lo que piensan y si son peligrosos para el sistema. ...Lo escribió Orwell hace ya treinta años.

Finalmente la psicología moderna aboga ya no por uno o dos tipos de inteligencia, Gardner y otros (hay que memorizar sus apellidos y citarlos para que te tomen en serio, como en su dia pasó con el ya denostado Froid). estos abogan por múltiples tipos de inteligencia, musical, espacial y otras tantas; ya tocaba tras décadas en las que se rumoreaba que existía algo llamado inteligencia emocional, y que nada tenía que ver con la capacidad analítica o los borregos que memorizan datos y datos sin llegar a profundizar jamás en su esencia.

Me revientan esos tipos que se aprenden de memoria los nombres de pila de todas las personas con las que se cruzan por esta vida, aunque solo hayan intercambiado dos palabras hace quince años. Luego te dicen muy seguros de sí mismos "Claro, el Juan que se divorció de la Paqui y aunque ahora esté de contable en Xifre S.L. lo está pasando mal... Parece al escuchar a un tipejo de estos que fue al colegio con ese tal Juan y charla a diario con el, sin embargo solo le entregó una Pizza un día y del resto se ha enterado, lo supone o se lo inventa... pero como el tal Juan tiene poder y dinero así parece que es importante al explicarlo. En el otro extremo están los que prescinden absolutamente de aprenderse siquiera los nombres de las personas con las que tratan frecuentemente, les basta con conocer unas pocas palabras como "cariño" "guapa" "caballero" o "que tal". Existe una patología poco frecuente que impide recordar nombres o caras,  pero  es  alarmante  la  gente  que  no  los  quiere  recordar  por  simple  egolatría.
.
..
...
Con  diecisiete  años  voy  y  me  discuto  definitivamente  con  mi  novia,  llevaba  yo  años  coleccionando aquellas fotos con ella en unos absurdos álbumes en los cuales a pie de foto documentaba hasta el mas mínimo detalle; decido tirarlos a la basura y al cabo de un par de años me doy cuenta de que tengo una vida nueva, recuerdos nuevos y ya no soy esclavo de unas fotos que lejos de coleccionar me poseían.

...No la olvidé, ahí está en mi memoria, pero sin la infección de esas fotos ahora recuerdo lo bueno y lo  malo;  siendo  racional  sin  interferencias  me  siento  un  poco  más  libre.
con  veintitrés  años  voy  y  me  veo  en  una  discoteca,  tengo  mis  mas  de  ochocientos  discos perfectamente clasificados, aquí los de rumbas, ahí los de máquina cantadita ordenados del más lento al más rápido, por allá los de techno duro clasificados por estilos etc.. Va y llega el jefe y me ordena que los ordene alfabéticamente por si un día me pongo enfermo que pueda pinchar el camarero. Me quedo  pensando  ¿y  eso  de  que  sirve?  ¡si  cuando  se  acerca  una  chavala  me  dice  ponme  la  del WATCHPICHU y yo debo deducir por la entonación haciendo un algoritmo teniendo en cuenta las copas que lleva de que tema se trata! ¿acaso el camarero habla inglés? ¿ acaso el camarero conoce miles de
canciones con su letra, título, autor y melodía? ¿ acaso es capaz de encontrar el disco en menos de siete segundos ?... Pero  bueno,  "el  jefe  manda",  así  que  ordeno  la  cabina  según  sus  instrucciones,  los  efectos  fueron inmediatos, yo tardaba mas en encontrar los discos y el día que me puse enfermo el camarero no tuvo ni  puta  idea  de  como  llevar  la  sesión.  Se  pensaba  que  teniendo  una  lista  de  discos  ordenados alfabéticamente ya no necesitaba memorizar sus matices y que la sesión estaba hecha. Pero olvidó que  la  memoria  es  un  proceso  anárquico,  solo  los  tontos  memorizan  los  ríos  de  Bolivia alfabéticamente, la gente normal tiene un caos aparentemente desordenado en su cuarto y cuando llega  su  madre  o  una  novia  a  ordenárselo  alfabéticamente  se  pone  de  los  nervios.

Con treinta años debo marcharme a otro país, así que decido algo que consideré sensato, opción A: esperar  meses  y  que  algún  coleccionista  me  pague  buenos  dineros  por  mis  1.700  vinilos  de coleccionismo y mis mas de 4.000 CD's, Opción B: los vendo a precio barato en dos días, total ya existe Internet y poseo los conocimientos para bajármelos en eso que llaman "pirata"; además no soy lo que tengo, si no lo que valgo, y esos miles de temas están grabados a fuego en mi memoria. Claro está, elijo  la  opción  "B",  cojo  la  maleta  y  me  marcho  ligero  de  equipaje. 

Me hubiera mortificado seguir esclavo de aquellos discos como aquel vecino de noveintaysiete años.
.
..
...
Todo lo que me interesa está ahí en mi memoria, a veces olvido grandes fragmentos y episodios, pero cuando son necesarios ahí retornan, además es hasta casi divertido, cualquier dia me he sorprendido tras un tiempo en el grupo de colegas diciéndoles " no te preocupes, la frase está en japonés pero significa esto, ahora pulsa aquí y bájate aquel otro programa..." y se pensaban que era analfabeto por no  conocer  la  alineación  del  equipo  de  fútbol  local.  Cada  uno  sabe  de  lo  que  le  interesa  y  nos sorprenderíamos de conocer lo que otros tienen almacenado en sus memorias, pues la memoria no se rellena con listas absurdas, se complementa de experiencias, estas son aparentemente anárquicas
pero ahí residen la magia y el encanto.

No por ello supongas que la vagancia y "que vengan las cosas" es una opción, hay que "hincar los codos" y poner ilusión en lo que nos interese.
.
..
...
Cuando  estudiaba  me  encontré  con  un  profesor  que  me  dijo  "  las  enfermedades  mentales  son  el negocio del futuro ", a día de hoy percibimos mil veces mas "inputs" que un ciudadano de la antigua roma; tenía razón, las gentes aparcan sus dones y creatividad en pro de un almacenamiento masivo de datos caducos carentes de entidad, los grupos musicales, las alineaciones de los equipos de fútbol o cuantas  veces  la  fulana  sin  estudios  esa  de  la  tele  se  la  chupó  a  un  torero.

En  plenos  años  noventa  me  encontré  con  un  anuncio  del  "teletienda"  en  el  cual  anunciaban  una grabadora de mano que servía para cuando ibas al centro comercial, sacabas aquel aparejo y recitabas "  he  aparcado  el  coche  en  el  pasillo  5  planta  7  color  azul,  sección  delfín  ".
...Que cosa mas absurda, delegar en una maquinita los datos a memorizar, vulgar manera de acometer el deleznable propósito de atrofiar tu propio cerebro, la única herramienta que te permite realizarte como persona interpretando tus sentimientos.

La  memoria  es  una  herramienta  de  control  social,  no  se  promociona  a  los  que  son  creativos  y demuestran que saben pensar, se premia en esta sociedad a los que son capaces de almacenar grandes listas de datos, de hecho así funciona nuestra sociedad, hemos relegado la lógica al obscurantismo enpro de la praxis empírica; las compañías de seguros van "a lo seguro", así, si tienes un coche rojo te cobran  mas  que  si  tienes  uno  blanco,  pues  mirando  las  largas  listas  de  la  estadística  (otra  gran mentira),  saben  que  los  coches  rojos  tienen  mas  accidentes,  luego  ya  vendrá  algún  "enteradillo"  a filosofar sobre si el color rojo altera las hormonas de los adolescentes dirigiéndolos a cometer actos imprudentes.  Un tenista para ser bueno debe golpear millones de veces con la raqueta, finalmente hasta las células de su codo se alinean en la forma mas óptima para ofrecer un mejor rendimiento, un maestro de artes marciales  opera  igual,  practica,  practica  y  practica  hasta  que  finalmente  su  organismo  ante  el combate realiza actos reflejos con una maestría impecable; simplemente ha programado sus instintos y ensayado para que su motricidad sea impecable. Eso es memoria,en una milésima de segundo sería imposible calcular la combinación de cientos de músculos, equilibrio y control de emociones precisos para repeler un ataques como los ordenadores, pueden operar con su "memoria masiva", el disco duro por ejemplo, donde está todo pero el acceso a los datos es lento, u operar con su "memoria volátil", la usualmente llamada "RAM", donde los datos están en circuitos y al ser la velocidad de la electricidad muy superior a la de los sistemas mecánicos, pues entonces la respuesta suele ser casi instantánea; en el caso de los ordenadores se suele llamar "información residente", están ahí en ese espacio de rápido acceso llamado "buffer" para que lo sueltes sin mas; es como cuando "empollamos", o sea, cuando en la  escuela  tenemos  doce  libros  pero  nos  pasamos  la  noche  anterior  leyendo  compulsivamente  un capítulo de un libro concreto durante horas; lo estamos metiendo en ese espacio de acceso rápido para  por  la  mañana  vaciarlo  lo  más  rápidamente  posible  sobre  la  hoja  de  examen  con  nuestro bolígrafo.

Pero todo lo que brilla mucho se apaga pronto, así como todo lo que no se utiliza se atrofia, imagina una  gran  biblioteca  donde  el  recepcionista  se  sabe  de  memoria  la  clasificación  de  los  pasillos  y secciones, además también recuerda perfectamente el libro que leyó ayer; cuando deje de trabajar allí olvidará la distribución de los libros y probablemente hasta el título de aquel libro, sin embargo toda  la  información  allí  seguirá  latente  en  algún  recóndito  lugar  de  su  memoria  esperando  a  ser rescatado.

Esto es un hecho, NADA SE BORRA.

Lo conocen muy bien esto los psiquiatras, quienes son capaces de identificar que a raíz de los eventos acontecidos  en  tus  vivencias,  algo  te  generó  una  programación  que  por  uno  u  otro  motivo  te  esta perjudicando, tu ni siquiera recuerdas o eres capaz de identificar lo que te sucede, pero ellos saben que nada se borra y tras algunas charlas te harán recordar por qué te molestan los ajos o te pones nervioso al ver el color rojo.

Inenarrables  los  episodios  en  los  que  me  hallé  a  mi  mismo  torturándome  a  causa  de  mi  memoria selectiva,  recordaba  los  buenos  capítulos  de  relaciones  amorosas  pasadas,  sin  embargo  obviaba  la mayoría de los momentos de aquellas relaciones, tortuosos momentos que me condujeron a decidir finalizarlas; por otro lado recordaba con rencor, un rencor que me carcomía a aquellos que me habían traicionado, pero prefería olvidar cuantas veces fui yo el que se aprovechó de ellos. Y es que es muy difícil aprender a gestionar tanta información, preferimos meter en nuestro "buffer" de acceso rápido lo que más llena nuestro ego, por ello existen cosas como la filosofía y las religiones que nos ayudan a poner un poco de orden en este caos ególatra.

Somos memoria, hasta un dietista te lo dirá, en su caso su frase será "somos lo que comemos", si una persona  está  gorda,  padece  de  hipertensión  o  es  calva  eso  tendrá  algún  motivo,  concretamente debería  decir  "alguna historia",  puede  ser que  se deba  a  comer  muchos dulces y  eso se  deba a un desengaño  emocional,  a  lo  mejor  simplemente  se  trata  de  que  hace  catorce  generaciones  un antepasado suyo tuvo un problema genético que se transmitió hasta sus días; la biología es memoria. En este mundo venimos condicionados por lo sucedido, tanto físicamente como en nuestro quehacer social; mas de uno hemos murmurado aquello de "arrieros somos y en el camino nos encontraremos" o "la  venganza  es  un  plato  que  se  sirve  frío".  Las  emociones  son  una  de  las  grandes  trabas  de  esta sociedad, aunque cabe decir que sin ellas, esta existencia carecería de todo sentido, somos capaces de crear, destruir, odiar, inventar, olvidar... pero somos capaces de muchas cosas mas, esas otras cosas son las que hacen que esta existencia tenga sentido.

Los libros de historia los escriben los que ganan la guerras, y luego se programa en las escuelas a los ciudadanos  para  convencerlos  de  que  "las  cosas  sucedieron  así";  el  gran  engaño  global,  tanta información almacenada en la memoria colectiva y luego resulta que es una burda mentira, el ser humano no sabe nada acerca de su propia historia.

Luego están los que reclaman insistentemente lo que ellos denominan "derechos históricos", olvidan  deliberadamente que por definición los derechos son los resultados que emanan de las obligaciones, asi puedes ver humanos que reclaman territorios o subvenciones económicas por lo que sucedió con sus abuelos (o lo que les hayan explicado que sucedió), vete a saber tu si las cosas acontecieron tal cual ellos creen conocer; aunque puestos a abordar mas profundamente ese sinsentido cualquiera  podría reclamar sus derechos sobre pangea en el registro de la propiedad, sus derechos sobre el  lenguaje hablado o la patente biológica sobre la molécula base de la ameba.

De hecho estas cosas por surrealistas que pudieran parecer suceden en el universo de los humanos, pero ellos incluso hacen trampas: algunos se dedican a fabricar semillas inmunes a plagas, plagas que otros rumorean que estos mismos extendieron, luego sueltan algunas de estas semillas en campos de agricultores "·tradicionales" y amenazan a estos con arruinar sus vidas a base de juicios por robar sus semillas patentadas. El objetivo es que todos compren sus semillas patentadas manipuladas genéticamente y nadie pueda existir simplemente gracias a la creación, un sistema que otorgó semillas, células y todo tipo de organismos gratis a todos los seres humanos. Este aspecto se extiende a la farmaFia y a todo lo imaginable, el ser humano ha llegado a una  conclusión, "la información es poder", asi que ha decidido restringirla y eliminar la posibilidad de acceso a la misma a sus congéneres; es la AVARICIA. Los sistemas sociales actuales premian e incentivan la mediocridad en pro de grandes corporaciones las cuales tras haber eliminado u ocultado la memoria de la información esencial para la subsistencia del ser humano les obligan a comprar sus productos.

Actualmente vivimos en una sociedad donde aprovechando la tecnología de la informática estas grandes corporaciones se dedican a recopilar en las memorias masivas de sus ordenadores todo lo que sucede en el planeta, nadie puede cagar ni ser afín a las carreras de caracoles sin que una multinacional lo sepa e intente sacar partido de ello, ello provocó ya en otras eras guerras y extinciones masivas, esperemos que esta era se sepa poner juicio a la existencia y no acabe como tantas otras.
.
..
...
Me  encuentro  ya  en este  episodio que me ha  tocado  vivir  con  ochenta  y dos  años, no  recuerdo  ya siquiera las caras de hasta incluso los que conviven conmigo, hay una chica que a veces acude a mi habitación a cambiarme  los pañales, realmente no  sé si es mi hija  o una enfermera, pero prefiero tratarla como a mi auténtica hija, después de todo me ofrece cariño; no sé si lo hace por dinero como empleada  o  por  espíritu  de  sacrificio  o  para  corresponder  lo  mucho  que  sufrí  intentando  otorgarle herramientas para una vida cómoda. De todas maneras si esa chica está ahí será por algún motivo, si no es mi hija, alguien tuvo que pagarle para que lo hiciera. Cada día veo que mi memoria me falla más,  ayer  estaba  frente  al  microondas  y  al  no  recordar  lo  que  era  y  para  que  servía  intenté calentarme el café en aquello que creía recordar tan bien, el fogón con su bombona de gas butano, pero  olvidé  que  no  se  puede  aflojar  la  manguera  de  la  bombona  mientras  estás  fumando,  a  mi simplemente me parecía que estaba colocada en una posición que molestaba para abrir el armario, así que pretendí aflojarla para recolocar la bombona en otro lugar. Esa mujer que me atiende comenzó a lanzar  gritos  y  dos  chavales  me  recogieron  del  suelo  donde  yo  había  caído  a  causa  del  gas  que  se
escapaba al aflojar la manguera. Probablemente algo hicimos bien en esta vida, puesto que ahora que mi memoria me juega malas pasadas, los conocimientos se han transmitido a las nuevas generaciones, y esto hace que las cosas de momento sigan funcionando.
.
..
...
Ayer morí mientras estaba mirando un documental sobre la segunda guerra mundial, entonces volví a mi dimensión, después de todo esto solo era un ejercicio escolar para aprender algo mas sobre los humanos; realmente he aprendido cosas increíbles y tras este ejercicio siento algo en mi alma que me duele...

¿por  qué  no  pude  ser  yo  también  humano  por  derecho  propio  y  no  tan  solo  en  un ejercicio?

...Los  humanos  están  encerrados  en  una  matriz,  todo  viene  predeterminado  por  ese  elemento abstracto  llamado  "tiempo",  todo  tiene  una  causa  y  una  consecuencia,  lo  físico  y  lo  intangible  se funden  en  una  concatenación  causa/efecto  aparentemente  inexorable;  sin  embargo  los  humanos sueñan,  crean,  se  arriesgan,  luchan,  aprenden  a  perdonar,  aman  y  odian...

...y otros tantos dones que rebaten de raíz el paradigma de "esto es así y está mas que estudiado".

Creo que ha sido un ejercicio mas que interesante, debería ser obligatorio para cualquier entidad de la creación el conocer a los humanos.
.
..
...
Eso me reafirma en lo que se explica a los entes de mi dimensión, "creer que todo está ahí y las cosas suceden  por  que  sí,  eso  si  que  es  tener  fe".  Los  humanos  me  lo  han  demostrado,  no  existe  el determinismo, aunque todas las leyes de su cárcel física y ordenamiento social obliguen a funcionar como  una  máquina  perfectamente  calculada,  siempre  hay  sorpresas;  los  humanos  sueñan,  admiten errores, se sacrifican y crean su propio mundo. Si alguien creó el universo, cosa que yo creo, lo hizo muy bien, puesto que otorgó a esa dimensión la opción de reinventarse continuamente; eso es lo que hacen y por ese motivo continúan ahí.

Por algo será que en ese universo todos intentan clasificar y catalogar todo, para ello la herramienta mas  popular  es  la  informática,  la  ciencia  del  tratamiento  automatizado  de  la  información,  pero paradójicamente de entre todos los sistemas de organización y gestión de la información, la vertiente práctica de esta ciencia eligió como la más popular la RAM (random Access Memory) o memoria de acceso aleatorio.

Se supone que  en este trabajo no debo  tener  prejuicios, así que  "dale  caña",  he  observado  que  la sociedad  humana  programa  a  los  chavales  mediante  el  consumismo,  gracias  a  Dios  que  unas  pocas personas intentan aliviar esta tara del sistema mediante otros conceptos como la espiritualidad, sin embargo yo mismo de pequeño fuiu bombardeado con mensajes que me indujeron a amasar objetos físicos  sin  sentido,  simplemente  para  poder  decir  "tengo  tal  y  cual";  absorto  estuve  perdiendo  el tiempo miles de horas mirando un álbum de cromos o con un "subidon" al entrar en mi cuarto y ver cientos de objetos con el logotipo de mi equipo de fútbol.  Objetos, objetos y mas objetos para distraer mi espíritu llevándolo a un atontamiento que solo me hacía  perder  eso  que  se  me  regaló  y  es  escuetamente  escaso,  el  tiempo.

Aunque  finalmente  aprendí  a  saber  medianamente  dosificar  este  asunto,  aprendí  a  tirar  las  fotos antiguas, aprendí a dejar de coleccionar cientos de discos de música o miles de películas en discos duros que jamás hubiera tenido tiempo de ver, aprendí incluso a tirar el tenedor y utilizar unos palillos que eran mas fáciles de lavar, mas baratos y me obligaban a comer a un ritmo adecuado ejercitando mi psicomotricidad.

Aprendí a tener solo cuatro cosas que realmente necesitaba, aprendí a poseer y utilizar los objetos que realmente  necesitaba  sin  ser  esclavo  de  montañas  de  cosas  absurdas,  aprendí  a  conservar  los soportes  que  contenían  información  que  realmente  si  necesitase,  aprendí  a  borrar  de  mi  memoria largas listas de elementos que me estorbaban en el acceso rápido a lo realmente importante. Aprendí, y  lo  hice  como  todo  ser  humano,  con  dos  elementos  clave,  equivocarme  y  atreverme  a  rectificar
contra viento y marea.




Tan solo me quedan algunas preguntas que le haré a mi maestro...

¿donde se almacena la memoria?

¿como se aprende a perdonar pero no olvidar?

¿que energía se necesita para enfrentarse al destino?


Respuesta de alguien encargado de la CATEQUESIS de una Parroquia Católica:

Curiosa reflexión. Te comparto mis respuestas a las preguntas que planteas al final de la misma, según las entiendo yo.

¿donde se almacena la memoria?
En el alma. Santo Tomás describe las tres potencias del alma como memoria, entendimiento y voluntad.

¿como se aprende a perdonar pero no olvidar?
Amando. Solo a través del amor verdadero se aprende a perdonar la ofensa sin olvidarse de la persona que la causa.

¿que energía se necesita para enfrentarse al destino?
La fe. Esa fuerza que te hace enfrentarte cada día al destino sin desanimar, sabiendo que alguien cuida de ti.

Ninguna de estas tres cosas son tangibles, ni datables por una máquina sino que se trata de hechos sobrenaturales (por estar por encima de las leyes naturales) que hacen del ser humano un homo divinis, y no por serlo en si mismo sino por estár hechos a imagen y semejanza del creador. Esa es su voluntad.

Un abrazo
Comenta aquí