Esto es un texto de ficción
...aunque realmente no lo puedo asegurar con toda certeza,
¿quien  soy yo para juzgar?.

Era jueves, yo estaba en el trabajo y acudió una señora mayor que se encargaba de arreglar las  plantas, esta no lo hacía por dinero si no simplemente para sentirse útil, dejó en la pequeña  cocina donde tomamos los cafés entre pausas un hatajo de hojas secas y se marchó; como siempre  yo las recogí, las tiré a la basura y barrí un poco. No era mi obligación, pero ya que estaba  allí no me costaba nada. Al poco oí como mi jefe me gritaba ¡ven aquí! y estando esta señora mi  jefe y yo, este procedió a recriminarme que el suelo estaba sucio; gracias a que ella había  corrido a informárselo.

Miré en el rincón de mi puesto de trabajo y la papelera estaba rebosando, pero pensé "mañana lo limpio...".

Mas tarde llegó otra señora a la que pagaban por limpiar, esta nada más verme me dijo  señalándome un despacho al que yo entro ocasionalmente ...¿que le pasa al suelo? lo miré y le  dije: parece algo sucio, entonces ella me dijo ¿y como puede ser?, me entraron ganas de decirle  "no te pagan por preguntar, te pagan por limpiar"; sin embargo le dije "pues porque las cosas  se limpian y luego inevitablemente acaban ensuciándose de nuevo ". Que era lo mismo que decir  "y gracias a eso tienes trabajo, así que no me busques la vuelta". Ella pretendía continuar en  su posición de, en lugar de limpiar (que le pagan para ello), echarme las culpas, así que  finalmente le dije "mira, ayer yo barrí este despacho a fondo y encontré UNA PESETA (moneda que  se retiró de la circulación hace 13 años); lo cual delataba que por mucho que ella se quejase  de que ensuciábamos, ella llevaba 13 años limpiando "lo mínimo" y con desgana.

Fuí al baño y encontré un cepillo de pelo lleno de restos y pelos arrancados, me asomé al despacho de mi jefe y una botella de lejía presidía la mesa... Recogí todo y continué mis tareas. A medio dia utilicé mi truco secreto para sacar en la máquina de "vending" un 2X1.

Fué un día complicado, mucha tensión y muchos "malos rollos", finalmente acabé mi jornada y  salí del trabajo, fuí corriendo al bar a comprar una cajetilla de tabaco, llevaba 5 horas sin  fumar y tenía una ansiedad terrible, encima para más INRI mi compañero me había estado haciendo  la puñeta desordenando mis informes para que el jefe se enfadase conmigo y así el ascender  puestos.

Una vez fumado mi cigarrillo compulsivamente en tan solo 40 segundos entré y pedí un combinado  de whiskey, le dí a la camarera un billete de 10 €, esta se equivocó y me devolvió el cambio de  20 €; entonces me quedé parado y pensativo y me dispuse a decirle "disculpe, algo falla"; pero  la camarera me miraba con desprecio, supongo que pensando "soportar 11 horas a estos borrachos  por la mierda que cobro". Respiré hondo y pensé --- que le den, estos chinos con sus mafias se  lo están quedando todo, me tomo otro whiskey a su salud".

Beber el doble de lo habitual no me había sentado bien, así que le dije a la camarera que me  envolviese uno de aquellos mini-bocadillos para comérmelo de camino hacia casa, a ver si así se  me asentaba el estómago. Salí del bar y ví a un pobre con el típico cartel lleno de faltas de  ortografía para dar mas pena, por supuesto en el mismo rezaba que tenía muchos hijos que  mantener; pese a conocer que probablemente era mentira, si valoré que este hombre iba a dormir  esa noche "al raso" (en la calle)  mientras que yo en pocos minutos dormiría la borrachera en  un mullido colchón; se me rompió el alma y le entregué el bocadillo, mas  al llegar a la  esquina pude observar como lo tiraba... unas calles más adelante había una gitana rumana, una  anciana que imploraba ¡¡por favol, por favol!, eché mano al bolsillo y saqué tres monedas de  las que al tacto identifiqué como las más pequeñas; ya llegando a mi casa encontré un  inmigrante subsahariano durmiendo en un portal sobre unos cartones, estaba "en los huesos" y  pensé en echarle una mano, pero algo en mi mente me dijo "tres ya son demasiado, no peques de  tonto"; asi que pasé de largo.

me dispuse a cruzar la calle.

.
..
...

Solo recuerdo una gran luz blanca e instantáneamente despertarme en una habitación, yo estaba  en una mullida cama con unas grandes almohadas, había una pequeña mesita a cada lado sin  cajones, un espacio de unos 2m2 a los pies de la cama, una puerta a la derecha y un gran  ventanal de suelo a techo que presidía la pared que tenía frente a mí. Todo era blanco e  imperaba un silencio que me sumía en una calma imposible de describir.

Simplemente me senté a los piés de la cama y me quedé un tiempo en silencio, no se por qué no  me planteé ninguna pregunta y no sentí dudas, miedo o ansiedad; solo era eso, yo allí y sin  importar nada más. Finalmente me levanté y me asomé al ventanal, todo era blanco, no había  horizonte, ni cielo ni fondo, simplemente pude observar que aquella gran pared se extendía  hasta el infinito hacia los lados, hacia arriba y hacia abajo; era como si toda la humanidad de  toda la historia estuviera allí alojada.

Decidí entonces abrir la puerta de mi estancia y ví un pasillo que se extendía hasta el infito,  tanto a derecha como a izquierda;. aun no había caminado tres pasos y me encontré con mi  difunta. tia-abuela, muerta hacía 30 años, aquella a la que yo robaba a escondidas dineros del  bolso para gastarlos en los salones de videojuegos; charlamos cordialmente y ambos sentimos de  nuevo la agradable sensación de cuando años ha habíamos compartido eternas horas viendo viejas  películas en blanco y negro en aquel salon-comedor destartalado.

Volví a mi "habitación" y estuve unos minutos meditando, salí de nuevo al pasillo. Entonces  encontré a un antiguo conocido con el cual habíamos tenido una relación Amor-odio; había sido   la típica situación en la que ambos compiten intentando perjudicar al otro, donde "todo vale"  pero, sin embargo una relación donde ambos admirábamos la genialidad del otro cuando había  conseguido quebrantar nuestros sibilinos y malintencionados planes para perjudicarlo. Así mi  amigo-enemigo y yo charlamos amigable y sinceramente un rato...

Volví a entrar y salir de la habitación una cantidad infinita de veces, y siempre me encontré a  PERSONAS que habían formado parte de mi biografía, encontré a enemigos que me odiaban, amigos  que me respetaban, ex-novias, empresarios que me buscaban para reclamar deudas...

Con todos ellos estuve charlando serenamente, relativizando y entendiendo que lo adecuado  aparte de ORGULLOS era "llevarse bien". Percibí frecuentemente que allí el tiempo y el espacio  NO EXISTÍAN como tal..., ya que en mis "eternas" charlas con gente del "pasado " pareciera que  todo fuera una ILUSIÓN, pues freuentemente yo mismo me sorprendía cruzándome conmigo mismo  charlando con otras gentes de MI HISTORIA PASADA, además siempre que acababa una conversación  "casualmente" me encontraba frente a la puerta de mi habitación,la nº.12 en el pasillo 40 de la  planta 7; daba igual que hubiese caminado media hora sin mirar atras, al finalizar la  conversación ahí estaba la puerta. Yo entraba, contemplaba unos instantes aquel ventanal y  volvía a salir para de nuevo cruzarme con alguien.
.
Una vez salí al pasillo y encontré a alguien que no me conocía, sentí que debía hacerlo, así  que le dije... yo fuí el que te robó la motocicleta mientras dormías; este me replicó:  posiblemente yo tuviera parte de culpa por comprar la cadena más barata para poder contratar el  paquete de lujo de películas de estreno de televisión por cable. En ese momento una mano se  posó sobre mi hombro desde la espalda y me giré; era un hombre al que yo no conocía y me dijo:  yo estuve años insidiando y perjudicándote por envidia, mi respuesta fué "bueno, al menos al  final ya se quien fué".

Volví a mi habitación y entonces escuché como golpeaban la puerta SIETE VECES,, TOC TOC TOC,  TOC TOC TOC... TOC.

Abrí la puerta y allí habían dos entes luminosas, no podía vislumbrar sus rostros pero podía  percibir que sus cuerpos aparentaban forma humana; estos entonces dijeron: necesitamos que nos  acompañe, por favor...

Así lo hice y fuí con ellos hasta unas grandes puertas que se se abrieron como "por arte de  magia", entramos y vimos una gran figura reluciente que brillaba de una manera INIMAGINABLE  esta dijo: " Se procede a la valoración 1.546.238.846.456.345.234.839.404.232.000.769" y se  cerraron las puertas, en el centro de la sala había una mujer a la que yo jamás habia visto, se  hizo el silencio y esta gran figura cuyo resplandor deslumbraba a la vez que llenaba de  tranquilidad dijo unas frases:

-Se procede a la valoración

-Queda constancia de que la interpelada es conocedora de que ella misma posee la potestad de  JUZGAR sus propios actos, tal y como así siempre fué gracias al libre albedrío que se le otorgó  gratuitamente; mas por diversas causas es sabido que ella en muy pocas ocasiones ejerció su  potestad de juzgarse a si misma. Dicho esto, manifiesto que ella hoy y ahora podrá juzgar sus  propias acciones.

-En este acto, una vez ella utilice el criterio del juicio propio, YO determinare...

--------------------------------------------------------------------------------

Entonces le hicieron unas preguntas básicas de control:

-¿es usted Gimena Gómez?

-¿se considera usted buena?

-¿Ha aprovechado su vida?

-¿que piensa de las otras personas?

-¿cree usted en Dios?
.
..
...
Entonces se le dijo: A usted se le regaló el don de la materia, el don del tiempo y el espacio,  el don de la inteligencia y los sentimientos; como a otros tantos seres humanos... Procedo a  evaluar si usted aprovechó estos elementos en pro de agradecer, aprovechar y ayudar o si por el  contrario usted despreció dichos dones intentando perjudicar mi obra.

Aquella voz entonces dijo: La parte pública del acto queda cerrada, procedemos al repaso y  análisis pormenorizado de la vivencia particular; que salga el testigo. Así pues me acompañaron  fuera de la sala hacia mi habitación.

Me asomé al pasillo y no había nadie, pareciera que no había más que hablar; entonces alguien  entró a mi habitación y llevándome de nuevo a aquella gran sala escuché...

"Se procede a la valoración 1.546.238.846.456.345.234.839.404.232.000.770"

me quedó claro que ese era...

"YO. MISMO"

Pregunté a la figura que tenía a mi lado ¿soy testigo o acusado?, esta me respondió: Dios no  juzga, valora.
3 de Julio de 2.013

Juicio Final
Comenta aquí