28 de Septiembre de 2013 

         Café con prisas
Ejercicio literario propuesto en el grupo cerrado de escritores de FACEBOOK "testimonios"

Reglas:
Una historia en torno al tema de la infidelidad, pero sin mencionar en ningún momento las palabras:

Infidelidad, infiel, engaño, engañar, traición, traicionar o adulterio.


Pedro por fín se decidió y fué corriendo a una joyería, compró un anillo de plata con brillantes falsos que aun así  le costó 119 €uros y se lo regaló a Yveth; desde entonces estuvieron un par de semanas saliendo a pasear como  tortolitos atontados, miraban las puestas de sol y chorradas de esas, pero Pedro lo que quería era sexo,  inicialmente si que había sentido la llama de amor romántico, pero su instinto era más potente. Por otro lado Yveth solo soñaba con  una boda vestida de blanco, siendo casta y pura, o sea que de sexo nada hasta el matrimonio.

Pedro solía tomar café en un tugurio (bar de mala reputación) a las 5 de la mañana antes de acudir al trabajo, a esas  horas no había nada abierto, o sea que debía desayunar su café con leche en un local mientras allí se agolpaban los  borrachos que llevaban toda la noche de juerga. Era miércoles, lo recuerdo muy bien, por si no lo he comentado antes  yo soy el amigo incondicional de Pedro, más que nada porque nos conocemos desde el colegio, compartimos piso para  ahorrar gastos y trabajo con el; así que soy testigo directo de este desafortunado incidente.

Así que estábamos desayunando en aquel antro entre borrachos y una chica mas o menos guapa de grandes pechos algo ebria se  acercó a Pedro y le susurró algo al oido... entonces esta y Pedro fueron a los asesos donde estuvieron unos 15  minutos mientras que algunos cocainómanos aporreaban la puerta alegando que tenían que mear...

Finalmente Pedro y esta chica salieron, ella se fué sin mediar palabra tras darle un pasional beso en la boca a la vez que le palpaba sus partes bajas, Pedro dijo "vamos al curro que se nos hace tarde" y nunca jamás hablamos de aquel episodio.
Comenta aquí