Esta bien podría ser la historia de dos hermanos, aunque también la de las dudas, del Yin y el Yan, del blanco que no es tan blanco y el negro que no es tan negro, pues a fin de cuentas dicen que los colores son hermanos ¿vale la pena resignarse entonces al gris?.

Jaime y Tomás eran bien diferentesJaime era bonachón y altruista, Tomás era muy mirado en sus cosas y calculador. compartían el último curso de Universidad y a ambos les iba francamente bien, pero les dijeron la fatídica frase de "debeis hacer una tesis, un trabajo innovador que os haga merecedores de la titulación"; Tomás no se lo pensó dos veces, hurgó e indagó por los foros de la red y rápido encontró a antiguos alumnos ya titulados y pactó que uno de estos le hiciese el trabajo en tan solo dos meses, luego añadió su nombre y recibió una alta calificación por su premura al entregar tan rápido "su" tesis doctoral, al ser interrogado sobre su rapidez en el desarrollo del trabajo no dudó en decir que llevaba cuatro años preparándolo como una hormiguita en combinación con los estudios. Jaime desarrolló su propia tesis y tardó más de un año y su nota fué standard. Sea como fuere ambos obtuvieron su título.

Jaime le preguntó a Tomás ¿no te parece indigno tener un título que no te has ganado?, Tomás le respondió... mira hermano, yo he pagado seis mil Euros y a los tres meses ya estaba trabajando, tu has estado un año y medio sin trabajar y pagando gastos, al final tu has gastado casi cuatro veces más que yo.

Pasaron seis años y alguien que realizaba una tesis sobre los mejores trabajos de aquella universidad descubrió que la tesis de Tomás estaba completamente errada, el motivo solo era explicable si alguien muy anterior a su promoción la hubiese realizado, pues al lo conocer las novedosas tecnologías había errado casi todos los cálculos;, a pesar de ello nadie del tribunal se había percatado de ello: Sin embargo se convocó un tribunal extraordinadio en el decanato y al ser interpelado, Tomás no dudó en decir "es verdad, solicité ayuda a otra persona" "pero no tengo culpa alguna" "Ustedes como tribunal solo pensaron en el prestigio que un alumno tan excelso podía dar a su universidad" "en sus ansias de vanagloria ni miraron el trabajo"... más que lo justo por encima,  "además, tras cinco años su dictámen ya no es rebatible" "vds. obtuvieron prestigio y yo un título, el trato fué justo". El tribunal dictaminó que habían habido erratas adminisrativas pero que ello no invalidaba ni la titulación del alumno ni el prestigio de la universidad.

Jaime conducía un viejo coche de segunda mano y ahorraba como una hormiguita, aquella tarde Tomás se presentó con un cochazo de trescientos caballos, dos plazas y todos los lujos; Jaime preguntó a Tomás ¿por que te has gastado todos tus ahorros? ¿no piensas en el futuro? ¡yo ahorro para el futuro!; Tomás le respondió sin titubear "yo no quiero llegar a viejo para disfrutar la vida" "ahora soy joven y quiero disfrutar ahora" "quien sabe donde estaré mañana".

Afortunadamente ambos habían estudiado una carrera con futuro, se necesitaban verdaderos expertos titulados en su campo y eso les garantizaba buen sueldo durante muchos años.

Con el advenimiento del boom de las tecnologías inalámbricas, paralelamente en la misma proporción habían aparecido todo un abanico de patologías médicas, una de estas era la llamada asincronía ventricular, resulta que debido a las múltiples interferencias por ondas, microondas y otras emanaciones de aparatos, los corazones de los seres humanos comenzaban a palpitar irregularmente, existía una solución, pero era quirúrgica e invasiva, se trataba de literalmente cablear el organismo directamente desde el cerebro hasta el corazón, ello evitaba tener que instalar dispositivos con mantenimiento, simplemente se sustituía parte del sistema nervioso central por cableado conductor de fibra de vidrio, que era inmune a las interferencias radioeléctricas.

Se rumoreaba que un gurú de la India tenía una cura secreta y completamente natural para estas arritmias inducidas por la contaminación radioeléctrica, asi que mucha gente puso los ojos sobre aquel personaje, Tomás y Jaime decidieron acudir a visitar a tal gurú, pues ellos eran especialistas en tecnologías inalámbricas, y de ser cierto podrían patentar el sistema y hacerse millonarios al evitar a las compañías miles de millones de juicios por las afecciones cardíacas. Pero la cosa no fué como ellos esperaban, al llegar ante el gurú, este les explicó que poseía unos cuantos medallones,fabricados por el mismo, que si no querían padecer mas de arritmias por contaminación radioeléctrica la solución era fácil, colgarse uno al cuello y recluirse en su monasterio de por vida a adorar a sus dioses.

Jaime y Tomás no vieron demasiado claro aquello de recluirse de por vida a comer arroz con hierbas y pasar horas repitiendo mantras, asi que estando sentados sobre unos mullidos cojines en el suelo le preguntaron al gurú si lespodía vender uno de aquellos medallones... Casi antes de finalizar la pregunta quel aparentemente pacífico monje esgrimió una daga de considerables dimensiones y, sin mediar palabra, intentó asestarle un mortal golpe a uno de ellos, se levantaron sobresaltados y a medida que reculaban el monje gritaba ¡morirá cualquiera que intente sacar el metal sagrado de mi templo!... visto lo visto, abandonaron la sala, el templo y corrieron asustados a la pequeña villa montaña abajo.

Lo primero que hicieron al llegar a la villa fué entrar en un garito tasca y pedir una botella de ron, ambos hermanos comenzaron a beber directamente de la botella para quitarse el susto de encima, tras la primera botella llegó la segunda y antes de pedir la tercera una voz les dijo ¿quereis saber de donde sacó el monje sus poderes?. Se despejaron casi de golpe, era una niña de poco mas de ocho años, les dijo "cayó una piedra del cielo" "dentro habian unas tablillas con algo grabado" "no se entendía" "el monje las fundió e hizo esos medallones falsos" " la magia no es de sus dioses, es del cielo. Tomás y Jaime se miraron y le preguntaron ¿cuando pasó eso? y la niña respondió "el dia grande de Vushniet, el lo envió del cielo en su noche sagrada.

Al dia siguiente todo daba vueltas, los hermanos se despertaron en una habitación, si es que que así se le podía llamar a un par de camastros llenos de pulgas y chinches en cun cuarto con las ventanas rotas; a medida que se despejaban recordaron que, dado su estado, habían aceptado la oferta del dueño del local de alojarse allí aquella noche. Defraudados por sus infructuosas negociaciones volvieron a Chile a continuar con sus rutinarios trabajos.

Pero a diario salían noticias en los medios sobre la epidemia de arritmias, y ello no era solventable de no ser quirúrgicamente, pues sería impensable desmantelar toda la tecnología inalámbrica del planeta, una operación era carísima así que quien encontrase una alternativa se haría millonario y famoso. Pero la solución estaba custodiada por un monje asceta de muy malos humos. Comenzaron a investigar sobre lo que les había dicho aquella niña que tal como había aparecido se esfumó y descubrieron que aquel dios que les había dicho era adorado en aquella aldea, y que una vez al año se celebraba una gran fiesta a la luz de la luna en su honor, descubrieron también que unos años antes hubo una lluvia de meteoritos en la zona, y pensaron "blanco y en botella...". Estaba claro, si el monje había rescatado algún tipo de metal provinente de fuera de la tierra ello justificaría sus extrañas propiedades, en este caso aparentemente actuar como barrera protectora contra interferencias electromagnéticas, asi que solo implantando quirúrgicamente unos pocos gramos cerca del corazón sería una solución barata y definitiva a la pandemia, solo hacía falta encontrar una mínima cantidad de aquel metal, siento posible emularlo o sintetizarlo posteriormente en laboratorios; la respuesta estaba clara, si hubo una lluvia de meteoritos sería mucha casualidad "de los dioses" que soo el monje hubiese encontrado el bueno, estaba claro que en la zona debían permanecer ocultos al menos decenas de meteoritos mas a la espera de ser hallados. Así que ambos se propusieron iniciar una expedición a la búsqueda de tan preciado metal.

Tomás dijo "tranquilo, yo me encargo de organizarlo todo" y al llegar a la aldea, Jaime quedó atónito al ver un equipo de cuatro cámaras, siete porteadores y doce periodistas; los periodistas hacían preguntas compulsiva y molestamente ¿cuanto tardaran en encontrarlo? ¿que otras utilidades tendrá? ¿han pensado en los riesgos? Jaime cogió a Tomás de la mano, lo llevó a la trastienda de la tasca y le preguntó ¿que coño es esto?. Tomás le replicó que era la mejor manera de financiar la expedición, vender cuatro imágenes tipo "reallity show" sobre los exploradores científicos que como héroes iban a encontrar la cura para la pandemia del siglo, luego le entregó una camiseta llena de logotipos de varias empresas y le dijo "y si nos ponemos esto, nos darán dos mil euros al mes bajo mano".

Jaime veia que aquello  no había comenzado con buen pié, asi que alli mismo le dijo a su hermano "respeto tu manera de ver las cosas" "haremos esto" "tu haz tu expedición y yo haré la mia", Tomás salió pegando un portazo diciendo ¡allá tu!.
Se repartieron el mapa para evitar en conflicto y cada uno comenzó a explorar su zona, Tomás con su equipo de TV que a diario retransmitía sus aventuras por las redes de pago y Televisión, y Jaime con tres nativos que consiguió contratar a bajo precio.

A las pocas semanas Tomás encontró uno de los meteoritos, y efectivaente entre los restos habían unas tablillas metálicas, entonces tuvo varias dudas:

~¿debería fundirlas sin mas o intentar averiguar su significado?
~¿y si luego no funciona? despues de todo no tengo tantos conocimientos, compré la tesis
~¿y si mejor me hago con todos los meteoritos para evitar competencia?

Finalmente Tomás tomó una determinación, el hallazgo fué ocultado y siguió vendiendo imágenes de su exploración diaria a los canales de medios y ocasionalmente hasta estos mismos le preparaban fingidas situaciones de riesgo para aumentar la audiencia.

Jaime tardó casi cuatro meses en encontrar uno de los meteoritos, para entonces el programa de TV que retransmitía las aventuras de su hermano era ya el número uno de audiencia a nivel mundial, Jaime al encontrar la primera tablilla también se hizo preguntas:

~¿debería fundirlas sin mas o intentar averiguar su significado?
~¿y si luego no funciona? a lo mejor es mejor tener mas tablillas por si fallan los experimentos
~¿debería lucrarme o donarlo a la humanidad?

Jaime decidió hacer dos cosas, ocultó también su hallazgo siguió buscando  y se dedicó a estudiar la cultura local, sobretodo lenguas y leyendas antiguas.
.
..
...

Pasaron casi dos años y Tomás estaba tranquilo, la selva para el era un plató lleno de comodidades y cuando se oia "luces, cámara, acción" fingía padecer grandes peligros en busca de el ansiado tesoro, esto le iba fantástico a el, que percibía importantes sumas de los productores, a sus productores que vendían muchos espacios publicitarios en su reallity show y, sobretodo a las empresas de implantes de biocableado quirúrgigo que eran las mas interesadas en que aquella aventura se perpetuase sin llegar jamás a puerto alguno; para ello, estos laboratorios y empresas de quirófanos se encargaban de hacer regularmente cuantiosas donaciones a la causa de Tomás.


Durante esos dos años Jaime en cambio había encontrado ya importantes cantidades de aquellas tablillas y había descubierto que cientos y miles de años antes ya se hablaba de lluvias de meteoritos con tablillas, y curiosamente de algunos grabados antiguos de la villa podía entreverse una especie de lenguaje cuneiforme, siguió investigando y lo único que podía entender es que efectivamente aquel metal poseía cualidades excepcionales, pero que no era para humanos. Preguntó en el pueblo cuantos eran los adeptos al monje que se habían inscrito en el monasterio de por vida y descubrió que venían decenas de personas del país cada mes; hizo sus cuentas y calculó que o en aquel pequeño monasterio vivían miles de personas, o que pese a lo que dijera el monje, a algún lado iban a parar. La respuesta fué desagradable cuando al indagar furtivamente en el acantilado tras el monasterio encontró una fosa común con miles de esqueletos y cadáveres en descomposición.

Jaime decidió que no debía declarar que había encontrado el metal hata averiguar si realmente era beneficioso o dañino.

.
..
...

Pasó el tiempo y hubo cambio de gobierno en Chile, crisis, golpe de estado y recortes; la gente ya no podía permitirse pagar por ver a un explorador correteando por la selva a la búsqueda del metal maravilloso, asi que la audiencia cayó en picado, también cayeron en picado las operaciones quirúrgicas al no poder costeárselas la gente, asi que Tomás tuvo que cambiar de estrategia. Sin subvenciones, sin televidentes y sin patrocinadores, pero en cambio ahora tenia algo mejor, un mercado potencial, la gente pagaría las baratas operaciones de un trocito de metal en el pecho para no morir. Asi que no se lo pensó dos veces, tras haber estado años evitando las ubicaciones donde conocía que podría encontras nuevos meteoritos y tablillas de metal, se dirigió a uno de estos y en directo en programa especial de fin de semana escenificó el fingido hallazgo del milenio ¡dos tablillas que salvarial al mundo de la pandemia!. Todo fué muy teatral, se buscaron planos que mostrasen el reverso rugoso de las tablillas para que nadie percibiese que venían grabadas, ello hubiera desatado una gran polémica por entenderse que existía inteligencia fuera del planeta y hubiera desviado el objetivo de la aventura, rentabilizar el material, corria por otro lado el riesgo de que organismos militares o gubernamentales clasificasen el proyecto declarándolo patrimonio histórico, de la humanidad o vete a saber que; se ataviaron de absurdos trajes antiradiación y metieron las tablillas en tubos de cristal con helio líquido mientras unas máquinas de humo ocultas entre la maleza daban ambiente a la escenografía. Finalmente regresó a Cilie como héroe nacional con la promesa de estudiar el metal procesarlo y hallar rápidamente una cura barata para los afectados de arritmia. El contrato estaba ya cerrado con los laboratorios y quirófanos privados.

Jaime al conocer la noticia volvió a Chile y fué el hotel de cinco estrellas donde se alojaba su hermano y tuvo una conversación con el:

Jaime: Parece que has encontrado las tablillas

Tomás: Claro, era cuestión de tiempo

Jaime: ¿y ahora que haras?

Tomás: Simple, un laboratorio replicará el metal, me pagará derechos por cada unidad que creen, luego los quirófanos me pagarán una tasa por cada dispositivo que implanten

Jaime: ¿no vas a hacer pruebas previas de toxicidad?

Tomás: ¿para que? si un gurú con conocimientos de miles de años lo avala

Jaime: ¿estas seguro?

Tomás: aunque falle algo ya sabes lo que pasará, hablamos de miles de billones de euros, si falla algo con tantos intereses alguien lo tapará ¿recuerdas lo que pasó con mi tesis doctoral

Jaime: ...pensaba que eras un científico, sin embargo eres un gran comerciante.

.
..
...

Y eso fué exactamente lo que pasó, se creó una industria de implantes billonaria que a los pocos años se derrumbó a causa de los escándalos y muertes masivas, unos pocos pagaron las culpas y Tomás fué imputado pero salió indemne de todos los juicios; sin embargo por aquellas fechas un hombre ya mayor, en sus últimos dias de vida publicó en todas las redes una formulación matemática y los procesos adecuados para manejar aquel material y que si realmente curase vidas; lo hizo asi para asegurarse de que sería una cura gratuíta sin patente ni intereses económicos creados, en su comunicado escribió:

~~~Esto es el trabajo de toda una vida de convicciones, espero que la integridad sea el motor que algún dia mueva los corazones de toda la humanidad, mi dios ha  tenido a bien otorgarme los suficientes dias como para terminarlo~~ Firmado: Jaime Bolinches.
29 de noviembre de 2.013

Avaricia
Comenta aquí