Los nuevos pobres
March 26, 2012 at 9:19

    Este fragmento  está copiado de un Blog.

Me llamo Gema, tengo 33 años (la edad de Cristo cuando ya había hecho el chasquido de dedos que cambiaría la historia; lo cual me da que pensar y, en términos de productividad, mis 33 son nulos). No tengo trabajo remunerado desde el 2010 y se me terminó el tratamiento paliativo del SEPE (supongo que más conocido por INEM) el año pasado. Eso significa que en mi tarjeta sanitaria vuelvo a aparecer como “beneficiaria de mi madre”; y con gran razón, porque sin su plus añadido a mis ahorros, no podría dar la talla como representante de vida “occidental” y “desarrollada”. Tengo una licenciatura y dos másters. He trabajado (entre otras cosas) limpiado habitaciones de hotel e investigando la producción de biogás por codigestión de residuos. Tengo suerte: no me vendieron el (legítimo) deseo de hipotecarme o comprarme un coche. Pero me vendieron la ilusión de poder comerme mi trocito de mundo…fue fácil, aquello tan sonoro de que con “estudios y esfuerzo todo lo que quieras se puede lograr” es difícil de poner a prueba con unanálisis de mesura y prudencia, sobre todo cuando se está en la veintena. Aún sigo pensando en qué parte fallé; porque si atendemos a los mensajes subliminales que no bombardean, somos nosotros los que hemos fallado. Así que aquí estoy, perdida y cansada

Edgar Punset:
http://elsnouspobres.wordpress.com/
March 26, 2012 at 9:20

Edgar Punset:
Se ha constatado que nlos ancianos compran muchísima más comida en los mercados... para mantener a sus hijos de 45 años ¿y los que ya no tienen padres? ¿están condenados a morir de hambre?
March 26, 2012 at 9:40